Abuso de esteroides anabólicos: consideraciones fisiológicas y anestésicas

Esta revisión resume los efectos fisiológicos y farmacológicos de los esteroides anabólicos utilizados para mejorar el rendimiento en los deportes.

  • Los esteroides anabólicos promueven el crecimiento muscular y la síntesis de proteínas.

  • Los efectos secundarios de los esteroides anabólicos incluyen miocardiopatía, aterosclerosis, hipercoagulopatía, disfunción hepática y alteraciones psiquiátricas y del comportamiento.

Por lo tanto, es apropiado que el anestesista esté familiarizado con el abuso de esteroides anabólicos, sus posibles efectos adversos y el riesgo perioperatorio asociado con el uso de estos medicamentos.

El Comité Olímpico Internacional (COI) ha prohibido el uso de cinco clases de sustancias por parte de los atletas: agentes anabólicos (por ejemplo, esteroides), estimulantes (por ejemplo, anfetaminas), narcóticos, diuréticos y hormonas peptídicas (por ejemplo, eritropoyetina, hormona del crecimiento). En los últimos años, el “dopaje” (uso de fármacos ergogénicos o para mejorar el rendimiento) por parte de los atletas de competición ha alcanzado nuevos niveles. Sin embargo, un número cada vez mayor de jóvenes (deportistas recreativos) también están recurriendo a estos fármacos para mejorar su físico o rendimiento deportivo. El objetivo de este artículo es revisar los aspectos farmacológicos y fisiológicos de los esteroides anabólicos y aportar un comentario sobre las implicaciones anestésicas de los efectos adversos de este grupo de fármacos.

Historia de los esteroides anabólicos

La testosterona se aisló por primera vez en 1932. La evidencia de que los esteroides anabólicos (derivados sintéticos de la testosterona que tienen mayores acciones anabólicas) mejoraron la fuerza física condujeron a experimentos llevados a cabo en soldados por la Alemania nazi durante la Segunda Guerra Mundial. En la década de 1950, se informó de la primera evidencia documentada de que los atletas de élite usaban esteroides anabólicos para mejorar el rendimiento. Los programas supervisados ​​y financiados por el estado suministraron esteroides anabólicos a sus atletas en varios países. En los Juegos Olímpicos de Munich en 1972, el 68% de los corredores de media y corta distancia admitieron haber usado esteroides anabólicos. Esta explosión del uso de drogas en el deporte llevó al COI a desarrollar técnicas de detección. En 1974, el comité pudo agregar esteroides anabólicos a su lista de sustancias prohibidas cuando las técnicas de detección de drogas estaban disponibles. Las pruebas iniciales se basaron en la detección del compuesto original mediante técnicas de radioinmunoensayo. Sin embargo, el metabolismo rápido y extenso de los esteroides anabólicos limitó la utilidad de estas pruebas. Los metabolitos en la orina ahora se analizan mediante espectrometría de masas y cromatografía de gases.

Epidemiología

Aunque los atletas de élite siguen siendo usuarios de esteroides anabólicos de alto perfil, su uso entre los atletas probablemente ha disminuido debido a las técnicas de detección mejoradas, las pruebas fuera de competencia y el desarrollo de fármacos más nuevos para mejorar el rendimiento que son más difíciles de detectar (eritropoyetina y hormona del crecimiento).

Existe una población mucho mayor de deportistas aficionados, deportistas recreativos y ciertos usuarios ocupacionales (como los guardias de seguridad) que abusan de los esteroides anabólicos para mejorar su apariencia física (Tabla 1).

Tabla 1

Razones para el abuso de esteroides anabólicos.

N Razón Explicación
1 Deportes Deportes de potencia competitivos (atletismo, levantamiento de pesas, fútbol, remo, natación, boxeo, ciclismo)
2 Culturismo recreativo
3 Subcultura cosmética de “cuerpo hermoso”
4 Policía Ocupacional, Seguridad, Fuerzas Armadas, Deportes profesionales

Varias encuestas han estimado que entre el 15 y el 40% de los asistentes habituales al gimnasio utilizan esteroides anabólicos. El uso de esteroides anabólicos ha aumentado en los jóvenes de todo el mundo. Los adolescentes están expuestos al uso de esteroides anabólicos en las escuelas. El siete por ciento de los hombres mayores de EE. UU. usan esteroides anabólicos. Las estimaciones actuales sugieren que hay alrededor de 3 millones de consumidores de esteroides anabólico-androgénicos en los Estados Unidos y que aproximadamente dos tercios de ellos son culturistas recreativos no competitivos o no deportistas que usan estos medicamentos con fines cosméticos. Los datos de la Encuesta Nacional de Hogares sobre el Abuso de Drogas en 1991 indicaron que el uso de esteroides anabólicos durante toda la vida fue del 0,9% para los hombres y del 0,1% para las mujeres. En el Reino Unido, los esteroides anabólicos son la tercera droga más común ofrecida a los niños después del cannabis y las anfetaminas.

Farmacología

La testosterona es la principal hormona masculina sintetizada en los testículos. La hormona es responsable de las características sexuales secundarias que transforman a los niños en hombres. En el hombre adulto, la testosterona regula el metabolismo de las proteínas musculares, las funciones sexuales y cognitivas, la eritropoyesis, los lípidos plasmáticos y el metabolismo óseo.

La testosterona tiene acciones anabólicas y androgénicas aproximadamente iguales. Es inactivo por vía oral porque tiene un alto efecto de primer paso. Con el aumento del uso de esteroides anabólicos durante los últimos 40 años, ha habido un aumento paralelo en la cantidad de diferentes esteroides anabólicos. Los esteroides anabólicos son derivados sintéticos de la testosterona. La maximización de los efectos anabólicos y la minimización de los androgénicos, la tasa reducida de inactivación, el patrón de metabolismo alterado o la aromatización disminuida a estradiol se logran mediante la modificación de la molécula de testosterona.

Los derivados alquilados 17-a de la testosterona son relativamente resistentes al metabolismo hepático y, por tanto, son activos por vía oral. La esterificación del grupo hidroxilo 17-b hace que la molécula sea más soluble en los vehículos lipídicos utilizados para inyección. Los esteroides anabólicos comunes se resumen en la Tabla 2.

Tabla 2

Esteroides anabólicos de uso común.

17-a derivados de alquilo agentes orales Derivados de 17 b-ésteres agentes inyectables
Metandrostenolona (Dianabol) Ésteres de testosterona: cipionato, enantato, heptilato, propionato
Metiltestosterona Ésteres de nandrolona (Deca)
Oximetolona (Anapolon) Boldenona
Estanozolol (Winstrol Metenolona (Primobolan)
Oxandrolona (Anavar) Trembolona
Etilestrenol Dromostanolona (Drostanolona)
Danazol
Fluoximesterona (Halotestin)

La testosterona tiene una proporción anabólica: androgénica de 1, mientras que la proporción de nandrolona es 10 y la de estanozolol es 30 (Tabla 3).

Tabla 3

Proporción anabólica / androgénica de esteroides anabólicos.

Esteroide anabólico Proporción anabólica / androgénica
Testosterona 1
Metilandrostenediol 2
Oximetolona 9
Oxandrolona 10
Fenpropionato de nandrolona 10
Estanozolol 30

Sin embargo, todos los esteroides anabólicos son virilizantes si se administran durante el tiempo suficiente y en dosis altas. Los esteroides anabólicos pueden administrarse por vía oral, parenteralmente (inyectable) mediante inyecciones intramusculares y transdérmicamente mediante gel o parche tópico. El ingrediente activo, la testosterona, se une a los receptores de andrógenos para ejercer sus acciones androgénicas y anabólicas. Luego se reduce en la piel y el hígado a dihidrotestosterona, que también actúa sobre los receptores de andrógenos. Finalmente, se aromatiza a estradiol, que tiene propiedades estrogénicas.

Mecanismo de acción de los esteroides anabólicos.

La testosterona y la dihidrotestosterona (DHT) son los principales andrógenos endógenos. La testosterona se produce a partir del colesterol en las células de Leydig de los testículos en el hombre y, en menor medida, en la corteza suprarrenal de ambos sexos.

La DHT se deriva de la testosterona a través del metabolismo de la enzima 5a-reductasa. La enzima está presente solo en el cerebro, la grasa y los órganos sexuales masculinos. La DHT es un andrógeno más potente porque se une al receptor de andrógenos con mayor afinidad, pero está presente en el plasma en una concentración mucho menor en comparación con la testosterona. Los andrógenos se unen a un receptor citoplasmático y el complejo se une al ADN, promoviendo la transcripción de genes y luego la traducción de proteínas, que modula las acciones celulares dependientes de andrógenos. Las respuestas en diferentes órganos varían como resultado de diferentes concentraciones de receptores celulares y de la actividad enzimática de la DHT productora de 5-alfaareductasa.

Los esteroides anabólicos sintéticos son un grupo heterogéneo de compuestos con diferentes afinidades por el receptor de andrógenos. La respuesta anabólica a las dosis suprafisiológicas tomadas por los atletas probablemente esté mediada por interacciones con receptores no androgénicos. Los esteroides anabólicos tienen efectos anticatabólicos mediados por una acción inhibidora sobre los receptores de glucocorticoides. El músculo esquelético es el tejido objetivo principal de los esteroides anabólicos.

El aumento del tamaño muscular inducido por la testosterona se produce por un aumento en la síntesis de proteínas musculares que conduce a una hipertrofia dependiente de la dosis asociada con un aumento en el área transversal de las fibras de tipo I y tipo II y un aumento en el número de mionúcleos. Hay un aumento de la penetración muscular y esto se asocia con contracciones musculares de alta fuerza y ​​baja velocidad. Estos cambios aumentan la fuerza muscular.

Los esteroides anabólicos

  • mejoran la tolerancia al ejercicio y la adaptación de los músculos a la sobrecarga al proteger contra el daño de las fibras musculares y aumentar la tasa de síntesis de proteínas musculares durante la recuperación.

  • mejoran la síntesis de colágeno y aumentan la mineralización ósea (a través de una supresión directa de los osteoclastos).

  • La testosterona puede mejorar el anabolismo a través de una inducción directa de la hormona del crecimiento y el factor de crecimiento de insulina-1 (IGF-1).

  • El estanozolol, sintetizado a finales de la década de 1950, es dos veces más activo que un agente anabólico y un tercio más activo que un andrógeno en comparación con la testosterona.

  • La nandrolona tiene un efecto anabólico predominante en el músculo esquelético (Tabla 3).

  • En 2003, la FDA se enteró de una sustancia llamada tetrahidrogestrinona (THG), que los atletas usaban para mejorar su rendimiento. THG es un esteroide 19-nor y estructuralmente relacionado con la gestrinona (utilizada para el tratamiento de la endometriosis). Es un potente andrógeno y progestina (agonista del receptor de progesterona) pero carece de actividad estrogénica. El THG es más potente que la nandrolona (el andrógeno más consumido en el dopaje deportivo) y la trembolona (el andrógeno sintético más potente conocido). Debido a sus potentes acciones de andrógenos y progesterona, puede inhibir el eje hipotalámico-hipofisario, lo que lleva a atrofia testicular y reducción de la espermatogénesis en los hombres, así como efectos de abstinencia de andrógenos cuando se suspende el fármaco. En dosis elevadas puede provocar hipomanía. En las mujeres, el THG provoca virilización, anovulación, infertilidad y alteraciones menstruales. En los niños, provoca un cierre epifisario temprano y una reducción de la altura. La hepatotoxicidad es una complicación potencial.

Horarios de dosificación

Los horarios de dosificación giran en torno a un programa de ciclismo, apilamiento y piramidación. Se utilizan ciclos de uso de esteroides de 4 a 12 semanas con abstinencia completa en el medio en un intento de minimizar los efectos secundarios y la regulación negativa de los receptores. El apilamiento se refiere al uso de más de un esteroide dentro de un ciclo para evitar la tolerancia.

La piramidación se refiere al régimen de dosificación progresiva de los esteroides anabólicos, inicialmente a dosis aproximadamente terapéuticas, pero a medida que avanza el ciclo, las dosis aumentan notablemente (a menudo 100 a 1000 veces la dosis terapéutica). Hacia el final del ciclo, las dosis se reducen para evitar síntomas de abstinencia. Aproximadamente el 90% de los que abusan de los esteroides anabólicos usan una variedad de otros medicamentos para “moldear los músculos” (por ejemplo, diuréticos, tiroxina y hormona del crecimiento) además de acumular diferentes tipos de esteroides. Estos medicamentos accesorios y suplementos dietéticos pueden ser potencialmente más tóxicos que los esteroides anabólicos (Tabla 4).

Tabla 4

Fármacos comúnmente usados en combinación con esteroides

Medicamento / suplemento Razón de uso
Diuréticos Agentes de enmascaramiento; reducir el edema
Tamoxifeno Previene la ginecomastia
Tiroxina Aumenta la tasa metabólica basal
Hormona del crecimiento humano Efectos anabólicos, aumenta la masa muscular y la fuerza.
Insulina Anabólico, aumenta la masa muscular
IGF-1 Anabólico, aumenta la masa muscular
Bloqueadores beta Para reducir los temblores
Efedrina Estimulante, pérdida de grasa
Clenbuterol Estimulante, pérdida de grasa
Anfetamina Estimulante, pérdida de grasa
Opioides Analgesia
Creatina Suplemento ergogénico

Efectos adversos de los esteroides anabólicos

Los efectos secundarios más comunes fueron aumento de la libido (61%), cambios de humor (48%), reducción del volumen testicular (46%) y acné (43%). La ginecomastia y las pruebas de función hepática anormales también fueron un hallazgo común. A pesar de estos efectos, solo el 19% informó que no usaría esteroides anabólicos en el futuro. Las mujeres deportistas toleran los efectos secundarios de los esteroides anabólicos como el vello facial, la agresividad, la voz más grave y el agrandamiento del clítoris.

Efectos adversos cardiovasculares

Los efectos cardiovasculares adversos inducidos por los esteroides anabólicos incluyen hipertensión, hipertrofia ventricular izquierda, llenado diastólico deteriorado, policitemia y trombosis.

Aunque se desconoce la incidencia de los efectos cardiovasculares adversos inducidos por los esteroides anabólicos, los anestesistas y cirujanos deben ser conscientes de los mayores riesgos perioperatorios en los consumidores de esteroides anabólicos que se someten a una cirugía electiva.

Hay varios informes de casos de muerte súbita asociada con el ejercicio entre consumidores de esteroides anabólicos. El entrenamiento con pesas y el ejercicio inducen hipertrofia ventricular. Algunos estudios sugirieron que la hipertrofia miocárdica era más extensa en los atletas que usaban esteroides anabólicos además del ejercicio. Sin embargo, un estudio de serie de casos informó que las mediciones ecocardiográficas de la hipertrofia ventricular izquierda (HVI) en los levantadores de pesas que usaban esteroides anabólicos no eran diferentes de las que no los usaban.

La hipertrofia ventricular causa una relajación isovolumétrica alterada, disfunción diastólica y acortamiento fraccional. Las áreas focales de fibrosis miocárdica se encuentran comúnmente en la autopsia entre los usuarios de esteroides anabólicos. Se sugiere que la fibrosis miocárdica focal es causada por un rápido crecimiento de la fibra miocárdica que sobrepasa su suministro de sangre, lo que da como resultado una necrosis fragmentada y una fibrosis subsiguiente.

Se ha sugerido un mecanismo tóxico celular directo mediado por alteraciones de los flujos de iones y pérdida de la integridad de la membrana (que conduce a la muerte celular y fibrosis). Estos cambios son irreversibles. Las áreas fibróticas pueden actuar potencialmente como foco de una arritmia maligna o, si es extensa, causar una miocardiopatía. Los estudios en animales han demostrado que los agentes anabólicos mejoran la respuesta presora a las catecolaminas, mediada por la inhibición de la captación extraneuronal de neuroaminas y un aumento de la respuesta vascular a la norepinefrina. Estos cambios pueden contribuir a arritmias malignas y causar muerte súbita durante períodos de esfuerzo.

Lípidos

Se ha demostrado sistemáticamente que el uso de esteroides anabólicos se asocia con perfiles lipídicos anormales: una disminución del colesterol unido a lipoproteínas de alta densidad y un aumento variable del colesterol unido a lipoproteínas de baja densidad y del colesterol total. Este perfil de lípidos se asocia con un mayor riesgo de enfermedad arterial coronaria ateromatosa.

Trombosis vascular

Se han informado trombosis vasculares agudas en vasos sanguíneos coronarios, cerebrales y periféricos en usuarios de esteroides anabólicos. Un levantador de pesas que sufrió un infarto de miocardio tenía arterias coronarias normales (en la angiografía) aunque tenía hipercolesterolemia. En otro paciente que murió como resultado de un infarto de miocardio, las arterias coronarias estaban libres de ateroma post mortem. Se sugirió que el vasoespasmo coronario contribuyó al infarto de miocardio en estos casos. Se produjo una oclusión de la arteria cerebral media (confirmada mediante angiografía) en un culturista de 34 años. No hubo evidencia de un trombo mural en las cámaras cardíacas en la ecocardiografía. Estos hallazgos sugirieron un estado de hipercoagulación resultante de su uso de esteroides anabólicos. Había trombos murales del ventrículo izquierdo en dos pacientes con disfunción ventricular global que presentaban isquemia embólica aguda de las extremidades inferiores.

Aunque los recuentos de plaquetas son normales en los que abusan de los esteroides anabólicos, la agregación plaquetaria aumenta. Esto posiblemente se deba a un aumento de la producción de tromboxano en las plaquetas y una disminución de la producción de prostaciclina en las paredes de los vasos. Los mecanismos indirectos, como el aumento de las concentraciones de colesterol unido a lipoproteínas de baja densidad que se asocian con el abuso de esteroides anabólicos, pueden aumentar la sensibilidad plaquetaria. Los andrógenos aumentan la producción de factores procoagulantes como los factores VII y IX. El aumento de la reactividad vascular asociada con los esteroides anabólicos está mediado por una actividad alterada del óxido nítrico. La hiperhomocisteinemia es un factor de riesgo independiente de aterosclerosis. Los culturistas que utilizan esteroides anabólicos de forma cíclica inducen una hiperhomocisteinemia aguda durante las fases de desarrollo del ciclo. La combinación de hiperhomocisteinemia y el perfil lipídico anormal asociado con el uso de esteroides anabólicos aumenta el riesgo de formación de placa aterosclerótica.

Hepatotoxicidad

Existen numerosos informes de disfunción hepática asociada con el uso de esteroides anabólicos. Estos incluyen elevaciones asintomáticas de las aminotransferasas séricas, colestasis, peliosis, hepatitis (una enfermedad poco común caracterizada por pequeños espacios quísticos llenos de sangre distribuidos por todo el parénquima hepático), carcinoma hepatocelular, adenomas hepáticos y hematomas hepáticos. La hepatotoxicidad suele estar asociada con los compuestos alquilados en C17, como el estanozolol.

Lesión de tendón

Los esteroides anabólicos predisponen a la rotura del tendón al alterar la estructura del colágeno. Los cambios en el colágeno hacen que los tendones se vuelvan más rígidos y menos elásticos. La fuerza del tendón no cambia. Es posible que el aumento de la fuerza contráctil del músculo no se corresponda con los tendones de adaptación más lenta, por lo que los tendones son el eslabón más débil del sistema.

Efectos neuropsiquiátricos

Los primeros efectos conductuales de los esteroides anabólicos incluyen una elevación de la confianza, la energía y el entusiasmo. Aumenta la libido. Con dosis mayores, los usuarios se desinhiben, carecen de juicio y son propensos a cambios de humor. Ocasionalmente, los abusadores de esteroides anabólicos actúan sobre sus sentimientos agresivos, lo que resulta en un comportamiento violento y antisocial (“furor en la carretera”).

Aproximadamente el 5% de los adictos a los anabólicos experimentan reacciones maníacas o hipomaníacas. Los esteroides anabólicos inducen un comportamiento dependiente de los fármacos y síntomas de abstinencia cuando se suspenden los fármacos. Los síntomas de abstinencia, como la reducción del tamaño y la fuerza de los músculos, la fatiga, el estado de ánimo deprimido y la disminución de la libido, están presentes en aproximadamente el 88% de los abusadores de anabólicos y causan “ansias” (deseo de reanudar el abuso de esteroides anabólicos) y habituación.

Sistema reproductivo

Grandes dosis de agentes androgénicos exógenos inducen un estado hipofisario hipogonadal, asociado con una disminución de la secreción de la hormona estimulante folicular y la hormona luteinizante. Esto puede persistir durante semanas después de la interrupción del agente androgénico.

En el hombre, esto provoca una disminución del tamaño testicular, con una disminución de la producción de espermatozoides, que tienen morfología y motilidad anormales.

La ginecomastia se produce en alrededor del 40% de los usuarios masculinos como resultado del metabolismo de los esteroides anabólicos a estradiol (que estimula el crecimiento del tejido mamario) por las enzimas aromatasa hepáticas.

La masculinización ocurre en las mujeres, lo que lleva a irregularidades menstruales, agrandamiento del clítoris, hirsutismo, voz más grave, piel grasa y atrofia mamaria. De estos, el agrandamiento del clítoris y los cambios en la voz suelen ser permanentes.

Cambios dermatológicos

El acné es un hallazgo común entre los usuarios de esteroides de ambos sexos y es el resultado de la hipertrofia de las glándulas sebáceas, lo que aumenta los lípidos de la superficie de la piel y la población cutánea de propionibacteria acnes. Puede haber calvicie de patrón masculino, estrías cutáneas, alopecia e hirsutismo. Las inyecciones repetidas causan fibrosis, calcificación distrófica y granuloma oleoso en los lugares de inyección.

Efectos a largo plazo

Las consecuencias a largo plazo son el resultado de los efectos de los esteroides anabólicos en el sistema cardiovascular, problemas de salud mental y el posible aumento de la incidencia de neoplasias. El riesgo de mortalidad entre los que abusan de los esteroides anabólicos es aproximadamente cuatro veces mayor que entre los que no abusan. Hay informes de casos que relacionan los esteroides anabólicos con el cáncer de hígado, el carcinoma renal y los tumores testiculares. Las complicaciones asociadas con el uso de esteroides anabólicos parenterales incluyen abscesos bacterianos, artritis séptica, septicemia e infecciones de transmisión sanguínea como hepatitis B, hepatitis C y virus de inmunodeficiencia humana.

Evaluación clínica del paciente

Los hombres jóvenes que realizan entrenamiento con pesas, culturismo o deportes que requieren potencia y fuerza tienen un alto riesgo de abuso de esteroides anabólicos. La evaluación de un abusador anabólico potencial, sospechoso o conocido incluye un historial específico, examen físico e investigaciones de laboratorio.

Historia

Los anestesistas deben ser conscientes de los problemas potenciales en el manejo de los usuarios de esteroides en el período perioperatorio. Como parte de esto, se debe tomar un historial preciso que incluya medicamentos, dosis y tiempo en su ciclo en aquellos que se sospecha que toman esteroides. El historial de drogas debe tomarse de manera sistemática. Debe excluirse el uso de suplementos nutricionales y medicamentos “accesorios” (por ejemplo, efedra, insulina, hormona del crecimiento).

Signos físicos

Hay varios signos físicos que pueden indicar abuso de esteroides anabólicos. En un deportista musculoso se presentan con frecuencia acné, ginecomastia y estrías cutáneas en la zona deltopectoral. Las marcas de pinchazos de agujas en los muslos, glúteos o deltoides apoyarían aún más el diagnóstico de abuso de esteroides anabólicos. La mujer que abusa de los esteroides anabólicos puede tener hipertrofia muscular, hirsutismo, calvicie de patrón masculino, atrofia del tejido mamario, hipertrofia del clítoris o voz más grave.

Investigaciones de laboratorio

El estudio preoperatorio debe incluir las investigaciones de laboratorio resumidas en la Tabla 5.

Tabla 5

Pruebas de laboratorio anormales en abusadores de esteroides anabólicos.

Prueba Resultados
Recuento sanguíneo Aumento de hemoglobina, hematocrito
Pruebas de función hepática Aumento de ALT, AST.
Colesterol plasmático Aumento de las lipoproteínas de alta densidad colesterol
Electrocardiograma Hipertrofia ventricular izquierda
Ecocardiograma Función diastólica alterada
Concentraciones de hormonas Disminución de LH, FSH, Aumento de testosterona (con esteroides anabólicos), Testosterona disminuida (durante la abstinencia)
Análisis de orina Positivo para esteroides anabólicos y sus metabolitos y otros suplementos
Análisis de semen Disminución del recuento y la motilidad de los espermatozoides

ALT = alanina transaminasa, AST = aspartato transaminasa; LH =
hormona luteinizante; FSH = hormona estimulante del folículo.

Consideraciones anestésicas

Consideraciones fisiológicas

Una gran masa muscular y una alta ingesta calórica pueden conducir a altos requisitos de ventilación causados ​​por un mayor consumo de oxígeno y producción de dióxido de carbono. Se informó de un paciente (culturista) que desarrolló un nivel de dióxido de carbono al final de la espiración excesivamente alto después de las fasciculaciones asociadas con la succinilcolina y, posteriormente, necesitó requisitos de ventilación superiores a los esperados.

  • El aumento de la masa muscular se ha relacionado con el rápido desarrollo de un síndrome compartimental en un paciente traumatizado.

  • Los desequilibrios de líquidos y electrolitos son comunes entre los usuarios de esteroides anabólicos.

  • Los esteroides anabólicos tienen un efecto mineralocorticoide.

  • Los diuréticos a menudo se combinan con el esteroide para enmascarar estos efectos.

  • Los cambios cardiovasculares asociados con el abuso de esteroides anabólicos pueden causar problemas graves.

  • La hipertrofia ventricular izquierda puede causar una disfunción diastólica significativa.

  • La ecocardiografía transesofágica puede ser útil para guiar el equilibrio de líquidos.

Existe el riesgo de arritmias causadas por circuitos reentrantes asociados con las áreas fibróticas dentro del miocardio. La profilaxis contra la trombosis venosa profunda es fundamental en el período perioperatorio debido al mayor riesgo de tromboembolismo.

Cambios farmacológicos

Se ha informado de resistencia a los bloqueadores neuromusculares no despolarizantes en consumidores de esteroides anabólicos. Los mecanismos de esta respuesta alterada incluyen un mayor volumen de distribución causado por la retención de agua asociada con el uso de esteroides anabólicos y un mayor número de receptores de acetilcolina asociados con el aumento de la masa muscular. Aunque la succinilcolina no está contraindicada, pueden producirse fasciculaciones musculares excesivas y vigorosas. Los esteroides anabólicos orales inducen más enzimas hepáticas que las parenterales. Esto es importante y pueden requerirse dosis más altas de agentes anestésicos. Sin embargo, la sensibilidad a los anticoagulantes orales y los agentes hipoglucemiantes orales aumenta y se debe tener cuidado cuando se utilizan estos fármacos.

También existen problemas potenciales causados ​​por otros medicamentos (como tiroxina, diuréticos, betabloqueantes y simpaticomiméticos) usados ​​con los esteroides anabólicos.

Los esteroides anabólicos tienen el potencial de causar dependencia física y psicológica. Un informe de caso reciente destacó los problemas de abstinencia de esteroides anabólico-androgénicos en un levantador de pesas que abusaba de los esteroides anabólicos. El paciente fue sometido a cirugía de reemplazo valvular aórtico y el postoperatorio fue complicado debido a que no pudo respirar espontáneamente durante 21 días. El paciente se recuperó inmediatamente después de la administración intramuscular de ésteres de testosterona. La interrupción del uso de esteroides anabólicos a largo plazo puede provocar síntomas de abstinencia inesperados además de la hipofunción endocrina. A pesar de la legislación, sigue prevaleciendo el uso ilegal de altas dosis de esteroides anabólicos para mejorar el rendimiento deportivo y por razones cosméticas. Por lo tanto, es apropiado que el anestesista esté familiarizado con el abuso de esteroides anabólicos, sus posibles efectos adversos y el riesgo perioperatorio asociado con el uso de estos medicamentos.