Ayuda con HGH

Hola a todos los del foro; Tengo una duda y estaria agradecido en que me la solventarais.

he conseguido tres ampollas de somatropin 10ui, mi duda es como hacer la mezcla para que me salga la dosis adecuada. ¿ cuanta agua ( ml)bacteiostatica debo añadir al frasco?. y una vez realizada la mezcla, ¿ cuanto debo poner en la jeringuilla de insulina para injectarme 3 ui ?

Agradeceria vuestras respuestas, Gracias

**RECONSTITUYÉNDOLA

  1. Tomar una compresa (hisopo) de algodón con alcohol y limpiar el tapón del vial de la HGH y del vial del diluyente (agua bacteriostática, agua esterilizada o vitamina B12).
  2. Tomar una jeringa de 3 cc (ml) con una aguja de 23 ó 25 mm (1’’ ó 1.5’’) y preparar una cantidad del diluyente seleccionado. La cantidad no es crítica si estás seguro de que sabes exactamente cuanto estás usando. La mejor regla “al ojo” es escoger una cantidad que permita medir con facilidad el producto final.
  3. Tomar esta jeringa con el diluyente e introducir la sustancia dentro del vial que contiene el polvo liofilizado, tratando de que la aguja toque el costado del vial y evitando disparar el solvente directamente sobre el polvo liofilizado. Dejarlo entrar lentamente por el costado del vial (no forzarlo).
  4. Después de que todo el diluyente ha sido añadido al vial de HGH, remover con suavidad (no agitar) hasta que el polvo liofilizado se haya disuelto y tengamos un líquido transparente y claro. La HGH está lista para su uso ahora. Almacenar la ahora reconstituida HGH en el refrigerador. Si usamos agua bacteriostática para reconstituirla estará buena para su uso por tres semanas. Si usamos agua esterilizada estará bien por 5 días aproximadamente.

MIDIÉNDOLA

Después de haber reconstituido la HGH exitosamente, ahora necesitamos saber como medir la cantidad deseada para inyectarla. Usaremos una jeringa de insulina de 100U para sacar e inyectar la HGH.

Aquí está el modo de saber cuánto extraer del vial. Dado que sabemos la cantidad de UI contenidas en nuestro vial, y también sabemos cuanta agua hemos utilizado para diluir, sólo dividimos de la siguiente manera:

Solo necesitaremos saber lo siguiente para hacerlo bien:

1ml = 1cc = 100UI

Por lo tanto, tomamos el número de UI de HGH de la etiqueta del vial que contiene el polvo liofilizado (lo más común son 10UI para los usuarios de Jintropin), y dividimos esto entre la cantidad de diluyente utilizado.

Ejemplo: Usamos 1ml de agua. Tenemos un vial con 10UI de HGH.
De nuestra fórmula arriba sabemos que 1ml = 100UI, por lo tanto tenemos 100UI de solución. Ahora dividimos las 100UI (la cantidad de solución) entre 10UI (la cantidad de HGH)

100 UI/10 UI = 10

Este 10 corresponderá perfectamente con las marcas de una jeringa de 100U de insulina. En este ejemplo cada 10 marcas en la jeringa equivaldrán a 1UI de HGH. ¿Queremos sacar 2 UI de GH?.. Sacar hasta la marca 20 de la jeringa (o dos veces la misma jeringa si es de 10U)

Esto es casi todo lo que hay sobre esto. Recapitulando:

  1. Con cuánta HGH estamos trabajando (leerlo del vial)
  2. Cuánta agua (diluyente) estamos usando para adicionar a la HGH
  3. Dividir la cantidad de unidades de agua entre la cantidad de unidades de HGH
  4. Este resultado igualará la medida de nuestra jeringa de 100U de insulina por unidad de HG.
  5. Multiplicar el número obtenido en el paso 4 por cuantas unidades nos queremos inyectar. Este es el número a trazar (o a dibujar) en la jeringa.

Ahora que tenemos un entendimiento básico de lo que es la HGH, como trabaja y como reconstituirla y medirla, veamos algunas estrategias para usar esta hormona para su mejor aprovechamiento.

ESTRATEGIAS PARA USAR HGH

Hay muchas aproximaciones diferentes que podemos hacer para utilizar HGH. La aproximación correcta para tu particular situación dependerá de tus metas. Para muchos, la HGH es un suplemento general para mantener bajos porcentajes de grasa corporal y niveles razonables de masa corporal magra. Para otros que ya han alcanzado su potencial genético de crecimiento, la HGH es un suplemento que puede ayudar en un hacer continuar el crecimiento más allá de lo que sus padres le dieron para trabajar. Para otros, es un suplemento que es utilizado para la salud general y curación de daños. Echemos un vistazo a cada uno de estos posibles usos respecto a un programa razonable de HGH.

Para físico-culturistas, la HGH (y el IGF-1 que es el resultado de su uso) es la única sustancia que puede realmente iniciar la hiperplasia, que para el interés de nuestro uso en el físico-culturismo equivale a nuevas células musculares. Mientras el uso de esteroides anabólicos pueden causar hipertrofia (el agrandamiento de las células musculares existentes), los esteroides no ofrecen la habilidad de “reclutar” y madurar más células musculares. El HGH sí puede. La HGH también incrementa la síntesis proteica, que puede ser la responsable de la hipertrofia. La HGH también fortalece y cura los tejidos conectores, cartílagos y tendones. Estos usos son los que la hacen tan atractiva para los atletas en todos los deportes y en el físico-culturismo en particular.

Para comenzar, debemos hacerlo por la gran mayoría de los usuarios de HGH, los resultados no son de naturaleza rápida y trascendental. Si tu idea de usar HGH es verte rasgado en pocas semanas, ganando 10 kg de músculo en cuestión de uno o dos meses, o ser milagrosamente curado con unas pocas inyecciones… vas a tener una GRAN decepción. La HGH hace algunas cosas increíbles, pero debe ser vista como un intento a largo plazo. Un ciclo de HGH razonable podría durar entre 20 y 30 semanas. Mientras tanto siempre deberás ser capaz de encontrar uno o dos “individuales” que puedan grandes zancadas en un corto lapso de tiempo, la mayoría de nosotros necesita estar dedicado a su uso en un largo recorrido para alcanzar una aventura respetable.

Como fue mencionado en nuestra introducción sobre el HCG, uno de los mayores roles que juega en el crecimiento es por su acción en el hígado, células musculares y otros tejidos, que en su momento segregan IGF-1. Este proceso es acumulativo por naturaleza y le tomará algún tiempo a tu HGH exógena atraer a los niveles de IGF-1 para crear un ambiente que conduzca a un crecimiento óptimo. Mientras es cierto que la HGH comienza a trasladar nutrientes a tus músculos, y comienza a movilizar la grasa desde la primera inyección, estos beneficios “tras bastidores” serán sólo visibles varias semanas después (hasta 12).

DOSIFICACIÓN

Como antienvejecimiento, salud y curación general, movilización de grasa y otros propósitos similares, una dosis de 2-3 UI x día (aprox. 10-15 UI x semana) será suficiente. Una dosis de 1.5-2.0 UI está considerada como una dosis suficiente para aquellos en edad media. Dado que estaremos en las proximidades de un 70-80% de absorción y utilización de nuestras inyecciones subcutáneas, 2-3 UI harán, para todos los casos y propósitos, un equivalente de reemplazo completo de la medida de HGH.

Para ganar músculo magro y mejorar sustancialmente la composición corporal, una dosis de 5-10 UI x día (aprox. 25-50 UI x semana) será necesaria. La mayoría de las personas que todavía tienen una pituitaria “vivita y coleando” responderán muy bien con una dosis de 5 UI x día, pensando que los físico-culturistas avanzados y otros atletas de gran fuerza encontrarán esa dosis aproximándose a las 10 UI x día. Para lograr máximos beneficios al respecto, la adición de testosterona y/u otro anabólico debe ser fuertemente considerado. Para uso avanzado, otros suplementos como insulina y bajas dosis de T3 ó T4 deberían considerarse.

A pesar de nuestras metas, como regla general, la mejor forma de empezar un programa de HGH es comenzar con una dosis baja y llevar al cuerpo con calma a dosis mayores. Esto nos permitirá evitar (o al menos minimizar) muchos de los más comunes (e incómodos) efectos secundarios de la HGH como hinchazón y dolor de las coyunturas. La mayoría de la gente puede tolerar hasta aproximadamente 2 UI x día con pocos efectos secundarios, así que ese sería una buena dosis para comenzar.

Para muchos que la usan como un suplemento para la salud en general, esta dosis es la suficiente que se necesita para avanzar. Para otros sólo será el comienzo. Por encima de 2.5-3.0 UI sugiero, definitivamente, separar las inyecciones en dos al día, en lugar de una, a menos que no sea factible hacerlo. En mi experiencia, he utilizado dosis tan altas como 10 UI x inyección, pero con estas dosis he sufrido mucho de dolores en las coyunturas e hinchazón hasta el punto de sentirme como un “Goodyear inflable”. También, en mi experiencia, parece que, por lo menos para mi, manteniendo mis dosis individuales por debajo de 3-3.5 UI juntas, más efectivamente se elevan mis niveles de IGF-1 mientras minimizo la necesidad de megadosis de HGH.

Aquí está como luciría una buena estrategia de acenso:
Semanas 1-4 = 2 UI HGH en una inyección
Semana 5 = 2.5 UI HGH en una inyección
Semana 6 = 3.0 UI divididas en dos inyecciones de 1.5 UI cada una.
Semana 7 = 3.5 UI divididas en dos inyecciones de 1.75 UI cada una.
Y así hasta alcanzar la dosis deseada.

Si en algún punto de esta progresión comenzamos a tener un hinchazón insoportable o dolor coyuntural, bajaremos la dosis al 25% y la mantendremos en estos bajos valores por un par de semanas. Si los efectos secundarios ceden, comenzamos la progresión desde el punto en que estamos hasta el nivel deseado. Si los efectos secundarios permanecen, bajaremos la dosis de nuevo y la mantendremos otras dos semanas antes de comenzar la progresión ascendente. Este método mantendrá una buena experiencia con HGH y libre de efectos secundarios la mayor parte del tiempo.

Para un ciclo normal de 5-8 meses de largo, inyectar una o dos veces al día, 7 días a la semana estaría bien. Mientras existan estudios que sugieran que la supresión y retroalimentación negativa de la HGH exógena es de corta vida (acerca de 4 horas desde el tiempo de inyección) no hay estudios a gran escala que indiquen la seguridad del uso de las inyecciones diarias a largo plazo. Hay estudios en grupos de antienvejecimiento que demuestran que un día o dos libres a la semana es adecuado para proteger la pituitaria y sus emisiones durante largos ciclos. Si el uso de HGH se vuelve má un modo de vida que un solo ciclo, yo consideraría hacer 5 on/2 off ó 6 on/1 off o algo así, hasta que tengamos data confiable que demuestre la seguridad de su uso en largo plazo. Yo he experimentado con casi todas las estrategias concebibles de inyección que pueden divisarse. Lo que puedo decir acerca de las suposiciones médicas antienvejecimiento es que han sido un éxito para mi. He terminado recientemente un período de uso de HGH de 7 años. Yo personalmente mido mis valores en sangre cada 6 meses de forma rutinaria. Después de muchos meses de haber terminado el uso de la HGH, ahora tengo los mismos perfiles que tenía antes de haber empezado su uso hace muchos años… los altos valores están normales para mi edad. Todos los niveles y marcadores son perfectamente normales.

Otra opción podría ser usar la HGH todos los días por los primeros 2 meses par lograr que los valores de IGF-1 se eleven rápidamente hasta un nivel que ayude de forma anabólica, entonces, dejarlo caer a 5 días a la semana. Si puedes tolerar los efectos secundarios de dosis altas, usar la misma dosis semanal usándola un día de por medio (EOD) también serviría. La lista continúa, y francamente es una propuesta individual. Lo que parece ser realmente importante es que el suplemento semanal de HGH sea lo suficientemente respetable como para proveer el beneficio deseado.

COORDINACIÓN

Como se describió anteriormente, el cuerpo produce HGH de un modo pulsante a lo largo del día con los pulsos más altos ocurriendo, aproximadamente, 2 horas, o así, después de ir a la cama y tan pronto se cae en sueño profundo. La HGH inyectable es completamente absorbida y puesta en uso en aproximadamente 3 horas. La estrategia con respecto a la coordinación depende de algún modo de nuestra edad y de otros elementos de nuestro ciclo. Como puede verse más abajo, no hay una “mejor estrategia”… Ésta depende un montón de tu situación individual.

Para aquellos que están entre sus últimos 20 y sus primeros 50, hay todavía una razonable oportunidad de que sus niveles de producción de HGH endógena estén en niveles razonables. La mejor hora para ponerse una inyección, siendo este el caso, sería temprano en la mañana… Después de que tu propio cuerpo libere la HGH en la noche. Si te levantas para ir al baño en la madrugada (3-5 a.m.), esta es, probablemente, la hora perfecta para suministrarse un par de unidades de HGH. Esta será la hora menos perjudicial para ponerse una inyección de HGH. La segunda mejor hora sería la primera de la mañana cuando nos levantamos.

Si estamos repartiendo las dosis, los dos momentos del día cuando los niveles de cortisol están en su pico son cuando nos levantamos y temprano en la tarde. Siendo este el caso, otra buena estrategia es ponerse las inyecciones de HGH en estos momentos. El cortisol es muy catabólico por naturalez y una inyección de HGH bien ubicada en el tiempo puede hacer mucho por cortar este efecto.

Si estás en tus últimos 50 o más, o si por alguna razón tienes una condición que ha vuelto a tu pituitaria incapaz de liberar normalmente HGH, un momento excelente de tomar HGH es exactamente antes de ir a la cama. Esto te permite mimetizar muy bien el patrón natural que ocurriría si tu pituitaria estuviera funcionando apropiadamente. Para el resto de nosotros, tomar la HGH justo antes de ir a la cama es llevarnos a crear un círculo de retroalimentación negativa, robándose tu propio pulso nocturno de HGH. Mientras el jurado está todavía fuera (estudios conflictivos) como la absoluta naturaleza del momento de retroalimentación negativa, está claro que cuanto más cercano nos pongamos la inyección del momento en que nuestro cuerpo está listo para darnos su mayor pulso de HGH, tanto más terminaremos desencarrilando nuestras secreciones propias.

Todavía otra estrategia debe ser considerada si estamos usando insulina con la HGH. La insulina debe ser usada inmediatamente después del entrenamiento. HGH y la insulina hacen grandes cosas juntas – ellas trasladan nutrientes en a un modo muy complementario cada una y la combinación de HGH e insulina crean el mejor ambiente para la producción de IGH-1 por el hígado. Si estás usando insulina inmediatamente después del entrenamiento, tomar unas pocas UI de HGH antes del entreno le permitirá a la HGH ofrecer todo su efecto movilizador de grasas mientras que hacemos llegar la HGH y la insulina al hígado en momento oportuno para inmensas liberaciones de IGF-1.**