Calcio en la dieta

Calcio en la dieta

Se trata de un mineral fundamental en nuestra dieta, se encuentra de forma natural en la leche, los huevos y en lo pescados que se comen con espinas como las sardinas, por ejemplo. También esta en el yogur, en los vegetales de hojas verdes, en las raíces, los tubérculos, las semillas, los guisos y las sopas cocinadas a partir de huesos, almendras, higos y habas.

Se trata de un mineral fundamental en nuestra dieta, se encuentra de forma natural en la leche, los huevos y en lo pescados que se comen con espinas como las sardinas, por ejemplo. También esta en el yogur, en los vegetales de hojas verdes, en las raíces, los tubérculos, las semillas, los guisos y las sopas cocinadas a partir de huesos, almendras, higos y habas.

El calcio es importante para el correcto funcionamiento del organismo. Mantiene el equilibrio ácido-básico del cuerpo y normaliza el sistema de contracción-relajación del músculo, en especial del cardíaco.

Forma parte de huesos y dientes protegiendo contra enfermedades típicas de la tercera edad como ospteoporosis (huesos porosos o quebradizos), osteomancia (huesos débiles) o raquitismo. Ayuda a disminuir los niveles de colesterol y a la prevención de enfermedades cardiovasculares.
Tomándo el calcio junto con la vitamina C, se alivian los dolores de espalda, las molestias menstruales y el insomnio.
Síntomas de su deficiencia
Son numerosos ya que hemos visto que la ingesta de este mineral es vital. Podemos citar espasmos nerviosos y contracciones faciales, músculos débiles, raquitismo, osteoporosis, osteomanacia, palpitaciones, disminución en el crecimiento normal y cáncer de colon.
Dosis recomendadas
Se recomienda entre 1000 y 1500 miligramos tomados junto a partes iguales de magnesio. En mujeres postmenopáusicas es recomendable consumir 1500 miligramos junto a minerales como boro y magnesio. También se recomienda tomar conjuntamente vitamina D ya que favorece la absorción del calcio en los huesos.
Fuente: Muscle & Fitness