Comer antes de acostarse.

**
Comer antes de acostarse. **

La última historia sobre dietas, es la referida por uno de los más grandes culturistas del mundo, que entrenaba para la mayor competición de su vida. A medida que se aproximaba el día histórico, una noche se despertó por causa de su paupérrima dieta de 1.000 calorías, obsesionado con el pensamiento de los helados que había visto en una tienda del otro lado de la ciudad. Perdiendo por completo el control, se levantó de la cama, se puso la ropa, subió al coche y salió corriendo hacia el palacio de los helados. Al llegar allí, recobró el juicio, miró con codicia las diversas especialidades, y se volvió a su casa.

Muchos son los amigos que leemos en este sitio pidiendo ayuda para definir su cuerpo y esto, que voy a publicar es algo que he recogido de varios artículos y entiendo que son consejos muy interesantes ya que nos vamos a ver en uno de los tres grupos, y como se darán cuenta todo es por un mal cálculo en nuestra dieta en la mayoría de los casos.

Las comidas nocturnas pueden arruinar nuestra definición. Durante el día, cuando estamos activos, quemamos más deprisa y completamente las calorías. Por la noche, cuando nuestra conducta es más sedentaria, las calorías se queman con más lentitud, dejando gran parte de ellas sujetas al destino de convertirse en parte de nuestros depósitos de grasa corporal.

Aparte de hacer que ganemos peso, las comidas nocturnas pueden ser síntoma de otros problemas, como ansiedad o auténticas deficiencias nutritivas. Durante el sueño, las defensas psicológicas bajan y nos dejan a merced de la ansiedad, que puede llegar a despertarnos. O quizá, no hemos comido suficientes carbohidratos durante el día, lo que hace que suene nuestro timbre interno.

La ciencia de la nutrición ha identificado tres tipos de comedores nocturnos, todos con conductas individualizadas en términos de apetito, tiempo de despertarse y estrategias para superar sus fallos.

Estaréis destinados a tener problemas con la dieta, si tomáis cosas mientras veis la televisión, consumís los restos de la cena o echáis una ojeada al refrigerador antes de iros a la cama.
Nuestro primer tipo de comedor nocturno, el que «pica» después de cenar, continúa comiendo tras de haber terminado con los postres. Suele ser la clase de persona que opina que ha comido poco durante el día y debe completar su ración por la noche.

Si sentís la necesidad imperiosa de comer, tomad algunos carbohidratos como las frutas, cereales sin azúcar o patatas cocidas. ¡Porque los carbohidratos inducen también al sueño!

El cuerpo activo necesita alimentos durante el día, cuando el metabolismo quema las calorías con más eficiencia. Una investigación de 200 a 300 calorías cada unas cuantas horas mantiene elevados los niveles energéticos y regula el azúcar sanguíneo. Si nos alimentamos escasamente durante el día, el cuerpo tardará de compensarlo comiendo más por la noche, cuando el metabolismo se hace más lento. El resultado: aumento de grasa.

El plan más adecuado es tomar desayuno, comida y cena, lo que distribuye más equilibradamente las calorías diarias y mantiene alto nuestro rendimiento. Si nos cuesta trabajo tomar el desayuno, es posible que comamos más por la noche.

Conseguir que vuestras comidas sean satisfactorias nutritiva y gastronómicamente, con el 20 por 100 del total calórico proveniente de la proteína (carne magra, pescado, productos lácteos semidesgrasados) y el 60 % de los carbohidratos naturales o mínimamente procesados.
Para evitar las comidas tardías, limpiar la mesa nada más cenar. Beber con lentitud té o café caliente mientras se mastica una galleta dura baja en calorías puede ayudar a distraer el apetito y evitarnos el negativo vicio de «picar».

Las horas inmediatamente posteriores a la cena son peligrosas para la segunda categoría de comedores nocturnos. Aún no se sienten llenos, pero todavía no están dispuestos para irse a la cama. No es accidental que se decidan por los dulces. Los carbohidratos de cualquier clase estimulan la producción de serotonina, un producto químico cerebral, que induce al sueño, especialmente a la hora de dormir.

Si tenéis el hábito de comer cosas mientras veis la televisión o leéis en la cama tomad cosas con pocas calorías. El acto de masticar algo —puede ser chicle— ayuda; Pero lo mejor es mantenernos ocupados con alguna actividades, para las mujeres como tejer o pintarse las uñas y para todos leer o escribir nos impide o por lo menos nos ayuda a no comer a deshora hasta que el sueño nos venza.

Algunas personas encuentran muy confortable irse a la cama con el estómago lleno. Si os resulta demasiado inconveniente comer a última hora, probad con un tentempié que contenga un gran volumen de alimentos pero pocas calorías, como puede ser una taza de germen de trigo con leche desgrasada.

Nuestro tercer tipo de comedor nocturno es el que se despierta a la una o dos horas de haberse dormido para dirigirse al refrigerador. Este es el momento más inadecuado para comer. Las preocupaciones tienden a surgir cuando nos dormimos, haciendo que nos despertemos. La comida es un relajante rápido, pero ese tipo de comida nocturna provoca más ansiedad de comer porque en esos momentos estamos semi-inconscientes y preocupados.
Procurad olvidaros del refrigerador trasladando vuestra atención a una revista o una computadora. El agua helada, deglutida lentamente, puede satisfacer los falsos deseos de comer. Mucha gente confunde todavía el hambre con la sed.

El entrenamiento duro puede hacer que nos despertemos por la noche. Una razón legítima podría ser la necesidad de carbohidratos. Puede que no hayamos tomado bastantes durante el día. Mantened algunas patatas cocidas en el refrigerador. Masticar una podría proporcionaros buenos carbohidratos, además del sentimiento de estar llenos, lo que os devolvería directamente al sueño.

Exelente aporte mi estimado Chamuquin

Un brazo, tu amigo
David32270

cuantas veces no me a pasado!!! es una sensacion de angustia por comer y una vez que pruebas noparas…por suerte ultimamente a pesar de que ando muerto de hambre…no ataco el refrigerador…saluods y muy buen post

Muy Buen post…Enhorabuena Diablo!!!

:lol: :lol: :lol: :lol: Cuando estaba editando el articulo no saben como me acordaba de la tortura de ir al baño y la tentacio de comer algo, algo que se me ocurio y me dio resultado es que puse un “cubo” (Balde) al lado de la cama orinaba y no me levantaba de la cama :lol: :lol: :lol: gracias y saludos a los amigos,

recuerdo haber leido en alguna patrte que dorian yates comia un kilo de carbohidratos antes de dormir en la noche creo que era un testimonio de flex wheler o algo asi doncde relataba anecdotas curiosas de algunos culturistas

1 kilo de CH??? omg no puedo creerlo habría q constatar esa info, aunque he escuchado tantas cosas q hacian los culturistas elite q x ahi podria tener algo de verdad.

En cuanto al tema, yo también tengo el problema de comer mucho de noche, normalmente me alimento bien durante el día, solo q x la tarde-noche me invade la ansiedad la q hace q me empuej y empuje todo lo q veo a mi paso, lo cual es terrible ya q se nota cuando un dia te acostaste con el estomago lleno de carbos y cuando no. Para evitar esto estoy tratando las carnes para eso de las 9pm (carbos máximo hasta las 7) ya q su digestion es lenta y antes de dormir una vaso de leche+prote+levadura de cerveza (ig bajo) y mmm hasta ahora va bien, aunque sigo sin poder quitarme la ansiedad! q me doy cuenta q es mas x factores emocionales/psicologicos q x falta de CH: :evil:

Como siempre señor Diablo me saco el sombrero ante usted… :slight_smile:

A mi lo que me pasa (estando en definicion, porque si estoy en volumen si te cruzas adelante te como) es que tengo una imperiosa nesecidad de comer algo dulce, aprendi con el tiempo que lo puedo controlar bastante con una infusión con leche descremada y edulcorante o simplemente con una infusion con edulcorante cuando no tengo ni lacteos en la dieta, tambien me gusta mucho antes de las comidas “fuertes” mezclar en un vaso germen de trigo, semillas de lino, jugo de limon, edulcorante y un poco de agua, me calma esa “nesecidad de dulce” y el germen me aporta infinidad de nutrientes, las semillas se llevan la grasa que no necesito de la comida que viene, y el acido del limon baja el indice glucemico de los carbos que me estoy por comer…

Tambien a veces tengo la sensación cuando termino de comer de que “falta algo” quiero seguir comiendo pero no un pedazo de pollo insulso, siento que no me “llene”, si tengo está sensacion y veo que no es la de comer algo dulce simplemente lo soluciono si es de dia con una naranja y si es de noche con una manzana… :slight_smile:

En fin me fuí un poco por las ramas… :lol:

Saludos!

Que bueno saber que estes en un articulo mio y que dejaste un poco “el camino de la perdicion” (las mujeres) :lol: :lol: :lol:

La manzana para mi es la reina de las fruta para matar esa necesidad de dulce y lo mejor de todo es que no te jode la dieta uno se puede comer una caja que no te engorda,Saludos mi hermano “Che”

Diablo tiene razon! lo de la manzana es genial para esos momentos de necesidad de dulce (q especialmente las sientes cuando estas en definición) yo normalmente comía unas 5 o 10 pasas! muy lentamente jaja si bien tienen una mayor concentración de azúcar q la manzana dependiendo del momento del dia me quedaban perfectas.

Hey es cierto! creo q es mejor tener varias capillas q una catedral! xq me exprime mas q naranja para jugo! y encima me dice “no quiero q te pongas mas musculoso xq las chicas te van a mirar mas” jaja :evil: eso de ser monógamo es un problema!

Eso es verdad y te voy a dar una palabra nueva en tu lengua española que es “Mono vaginal” :lol: :lol: :lol: