como hacer ke te vendan esteroides...

Bueno aki les dejo esta informacion ke espero hos sirva de ayuda y sea de su agrado… Suerte con sus compras…
Saludos a todos… :wink:

Inducción a la venta
Los usuarios de esteroides saben que, frente al mostrador, no deben hacer preguntas del tipo «¿tienes winstrol depot?», sino «una caja de winstrol depot, por favor». Se trata de pura psicología. Lo primero es una pregunta en la que la respuesta «no» tiene cabida fácilmente. En la segunda, la respuesta «no» es imposible por parte de alguien con un mínimo de educación. Lo más breve que podría obtenerse es un «eso no se puede vender sin receta».
Aunque parezca una tontería, la seguridad de la segunda manera al pedirlo induce al farmaceútico a pensar (sin darse cuenta) que está obligado a la venta. Al menos le llevará dos segundos reaccionar y formular en su cabeza una réplica válida. Pero es posible, y solo posible, que falle el dispositivo adecuado y el farmaceútico termine por dispensar la droga.

Nunca piden demasiado
Antes de ganarse la confianza del dependiente, solo piden una unidad de algo. Si quieren hacer las cosas bien, también es usual que comiencen comprando comprimidos y no ampollas.
Con el tiempo y si se han ganado al farmaceútico, podrán pedir varias ampollas cada semana, tantas como esté dispuesto a arriesgar su nuevo socio.

Siempre entran solos y ligeros
Es bastante probable que el farmaceútico se encuentre solo. Entrando sin acompañante, los culturistas evitan ser superiores en número. Puede parecer una tonteria, pero de lo que se trata es de que el licenciado se sienta superior, controlando la situación. Esto es algo del todo imposible si doscientos kilos de músculo hacen irrupción en su pacífico negocio.
Si el farmaceútico no se siente cómodo, a sus anchas, con toda certeza se negará a la dispensación sin receta.
Sobra decir que nadie les espera justo en la puerta, y menos en coche, o se estaría creando una situación de «mafia» que echaría a perder todo el plan.
Del mismo modo, jamás llevan consigo nada que pudiera ocultar una cámara o micrófono. Algunos programas de televisión han logrado crear una paranoia en el cerebro de muchos dependientes. Estos culturistas suelen entrar sin bolsas (maletines mucho menos), cazadoras aparatosas, etc. Lo ideal es en camiseta, pero esto en invierno también resultaría sospechoso.

No llevan mucho dinero
¿Qué impresión causarían si al ir a pagar sacaran varios billetes de cien euros? ¡La de ser un narco, tenlo por seguro! En su lugar, sacan el dinero casi justo, a ser posible con monedas pequeñas, como pretendiendo dar lástima. De este modo, perversamente consiguen que el farmaceútico incluso piense que ha realizado una buena acción.

No venden la piel del oso antes de matarlo
Sus actos son comedidos en todo momento. Esto sin llegar a la extrema rigidez que restaría naturalidad, creando una sensación de «cámara oculta» nada recomendable.
Si el dependiente arquea una ceja tras pedirle «50mg de deca-dirubalin» (importante decir mal el nombre) y afirma ir a echar un vistazo, es posible que solo pretenda quedar bien, afirmando despues: «No, no me queda».
Esto es importante. Jamás esbozan ni media sonrisa triunfal cuando se les dice que se va a mirar en la rebotica. El farmaceútico debe sentirse en todo momento como si estuviese realizando un gran favor a un pobre desgraciado. Sonreir puede ser interpretado como una burla.
De igual modo, estos pillastres jamás sacan el dinero de sus bolsillos hasta que la mercancía ha sido depositada sobre el mostrador. La impaciencia puede echar a perder cualquier venta.

Envían a alguna chica
No contentos con haberse descarriado por el camino que lleva al infierno, estos desalmados arrastran consigo en su locura a sus amigas, novias, etc.
La presencia de una mujer es siempre menos amenazante que la de un individuo cuya cabeza parece haber sido clavada en el torso. Las chicas siempre tendrán muchas más oportunidades de conseguir comprar algo sin receta, sobre todo fármacos para adelgazar. El farmaceútico se los venderá y encima se sentirá bien. Bien cardíaco.

Madrugan
Desgraciadamente, no todos los farmaceúticos poseen unos escrúpulos a prueba de bomba. A algunos degenerados no les importa enriquecerse a costa de la salud de otros. Pero se andan con cuidado y jamás venden cantidades desorbitadas imposibles de cuadrar en los albaranes.
Esto es bien sabido por algunos culturistas que se levantan temprano para ir a la farmacia, antes de que el cupo de venta diario sea alcanzado. Tampoco exageran y se plantan en la puerta antes de que abran. Esto crearía una sensación de yonki, intimidando con seguridad al dependiente.

No discuten
Esta es otra de las tácticas empleadas por estos ganujas para conseguir la dispensación de esteroides sin receta médica. Si se les niega la venta, no discuten ni emplean frases chorras del tipo «Uy, pues antes si que lo vendíais» ni nada que pueda molestar. Si les dicen que no, es que no y punto. Se trata de salir lo antes posible de modo que el farmaceútico casi no pueda recordar su cara, para volver a las andadas al cabo de un mes aproximadamente.

Llevan una lista
Esta es una continuación del apartado anterior. Los culturistas saben que es muy posible que se les niegue la venta un día y al cabo de unas semanas… ¡bingo! Esto puede ser debido a:
• Falta de existencias en la farmacia el primer día.
• Mala presencia.
• La actividad sexual del dependiente la noche anterior.
Así, estos rufianes llevan una lista mental o escrita (mejor lo segundo) de aquellos establecimientos visitados y del número de negativas. Tres «sin receta no se vende» suelen ser suficientes para declarar la farmacia como «poco solidaria». Por supuesto, los intentos deben estar separados al menos de dos semanas a un mes.

Buena presencia
Para pedir esteroides sin receta no se puede ir dando la nota. Lo ideal es pasar por un buen chico universitario. Vestir de traje y corbata está fuera de toda cuestión. De nuevo surgiría el concepto de mafia en la mente del farmaceútico.
Tampoco se puede aparecer en camiseta de tirantes y sudando. La única excepción a esta regla es si la farmacia está regentada por una licenciada. Si es una chica joven es probable que acabe de finalizar la carrera habiendo pasado los últimos meses entre libros, en cuyo caso la visión de una amalgama de músculos sudorosos puede provocar la venta de media farmacia sin preguntas. En tal caso, se tendría una buena fuente de esteroides y ¿quién sabe?, tal vez algo más. Todo esto también es aplicable al caso de divorciadas apetitosamente maduritas. ¡Juas!

muy buen post, interesante y me rei mucisimo jajajjaja buenisimo

:lol: te reiras, pero ponerlo en practica y vereis en muchas cosas q se dicen puede llegar a tener razon.
SALUDOS