Contra los kilos de más

Contra los kilos de más

Se vienen los días cálidos y ya estamos pensando en cómo sacarnos de encima esos kilitos que ganamos en el verano. Aquí algunos consejos para empezar una dieta y no caer en la tentación de abandonarla a los pocos días, u horas…

Cuando comienza una dieta alimenticia la sigue al pie dela letra durante algunos días, pero luego se da un atracón, se siente culpable y abandona todo. Para que eso no suceda es clave saber que una dieta restrictiva y muy estricta no es la respuesta, sino que conviene implementar un plan sano de alimentación incluyendo algunas permisiones.
Porque cuando se encara una dieta sumamente restrictiva, probablemente en un principio el cuerpo pierda peso de manera rápida, pero luego, ante el primer momento de debilidad se sucumbe ante la heladera y lo que resultaba fácil pasa a ser imposible. ¿Cuál es el camino correcto? ¿Por qué a tantas personas les ocurre lo mismo? Una dieta sumamente estricta no sólo “ataca” al cuerpo sino a la mente, la culpabilidad puede ser un arma de doble filo, además la carrera contra la grasa se torna obsesiva y ante la mínima falta de fuerza de voluntad se pierde el camino hacia un plan de alimentación saludable.
Ante cualquier situación de adversidad, problemas en el trabajo, estrés o peleas se recurre al alimento como forma de compensación obteniendo nada más que culpa y depresión luego de ese momento.
Cuando la alimentación se encara como un plan a largo plazo, realizando una dieta equilibrada, permisiva, saludable y equilibrada, los resultados se obtienen más rápidamente y se sostienen a largo plazo. Lo ideal no es intercalar períodos de limitaciones con períodos de “libertad”, sino aprender a alimentarse sanamente.
Por ejemplo, cuando aparece una carencia de hidratos de carbono, el carácter se torna irritable y aumenta el malhumor. Además una gran restricción en las calorías produce una disminución en el azúcar en sangre y por esta razón se genera el nerviosismo y la inquietud.
La respuesta adecuada
Cuando se trata de perder peso no hay magia ni tratamientos instantáneos. En el cuerpo se debe ingresar menos de lo que se gasta. Lo ideal es plantearse, como se dijo anteriormente, un plan de alimentación a largo plazo, como estilo de vida, es decir, es necesario aprender a comer correctamente.

Si usted se saca de encima el estigma de pensar que está haciendo dieta y se lo plantea como un cambio en su estilo de vida se sentirá más aliviado emocionalmente y el camino hacia el cuerpo que desea será menos sinuoso.

Debe aprender que las calorías no son todas iguales, pero que darse un gusto de vez en cuando no lo hará aumentar de peso. Tenga en cuenta que el hacer deportes o ejercicio físico siempre ayuda no sólo a gastar energía, sino a mantener elevada su autoestima y por ende a sentirse mejor consigo mismo.

Para evitar los atracones
Si usted tiene una fiesta y no puede evitar comer algunas cosas fuera de su régimen alimenticio, la respuesta no debe ser la culpa y el autocastigo. Al otro día intente realizar un entrenamiento más riguroso y por varios días no se salga de su plan de comidas. Relájese, porque una dieta no perjudicará su vida, y si usted sigue estos consejos aprenderá que cada tanto puede asistir a una cena ir a un restaurante o a un festejo sin que eso le quite el sueño o le genere problemas.

Lo que es importante tener en cuenta es que no es lo mismo darse un gusto en una reunión social que a solas. Si usted está a solas y se deja llevar por la comida es importante que descubra que causas lo llevan a hacer eso, porque probablemente sean sentimientos o emociones y si descubre lo que sucede será mucho más fácil enmendarlo y en un futuro evitarlo.

Fuente: Revista New Body

AVISO LEGAL
Toda la información que se brinda en esta nota está destinada al conocimiento general. En ningún caso sustituye el asesoramiento de un médico. No pueden usarse estos datos para diagnosticar y/o autodiagnosticarse y/o realizar el análisis de enfermendades. No olvide consultar a su médico ante cualquier duda que pudiera tener con relación a su estado de salud.