Disminucion en los carbohidratos amenaza función renal.

Las dietas con altos índices de proteínas y bajas en carbohidratos pueden acelerar la pérdida de peso, pero también aumentan los riesgos de cálculos renales y osteoporosis.
Los científicos descubrieron que la excreción de ácidos en los participantes del estudio aumentó hasta un 90 por ciento en sólo seis semanas, mientras que los niveles de citrato urinario, que inhibe la creación de cálculos, disminuyó casi en un 25 por ciento. Las proteínas animales tienden a ser ácidas, mientras que los carbohidratos son más alcalinos.
“No es una forma saludable de perder peso. Cuando se restringen los carbohidratos, se puede caer en la ketoacidocis… Sólo en la base de este estudio, se reporto un incremento del riesgo de cálculos renales y un posible aumento del riesgo de pérdidas óseas”.