El Sodio y el Anabolismo Muscular.

Hola les dejo esta post que me parecio de suma importancia para todos los que entrenamos.
El Sodio y el Anabolismo Muscular.

Por el Dr. Manuel Solano Torres

Durante muchos años he escuchado una pregunta que el día de hoy contestaré ampliamente. ¿Puede consumir sal con mis alimentos?, mi respuesta siempre ha sido que sí, siempre y cuando no seas hipertenso o te encuentres en la fase de depletación final para una competencia.

Sin embargo y recordando un artículo de Paul Delia es mejor que explique de una forma adecuada y amplia el por qué, si se puede consumir inclusive un ligero exceso de sal en tus alimentos siempre y cuando seas un buen fisicoconstructor.

Uno de los mejores anabólicos puede estar junto a tu plato de comida en la cocina

Los fisicoculturistas reciben información contradictoria de forma frecuente con respecto a lo que deben consumir diariamente desde el punto de vista nutricional. Esta información a la que normalmente tienes alcance ha sido prefiltrada por los anunciantes de las compañías que se dedican a vender productos nutricionales, siendo manipulada con fines mercadotécnicos. En la mayoría de las revistas (al menos en las norteamericanas y españolas) la mayoría del contenido es pagado por las empresas como Muscle Tech, EAS ó Weider.

Esta información tiene poca importancia pero se ve y vende muy bien. Sin embargo para encontrar información de calidad tienes que aprender a ver a través del interés económico de los patrocinadores de una publicación. Dicho de otra forma no confíes nunca en alguien que te habla de un producto específico o de una sola marca ya que esta persona será siempre subjetiva en sus comentarios, prefiere los comentarios sobre una sustancia activa pura y no sobre un producto, por ejemplo si te recomiendan un termogénico concéntrate en los ingredientes activos y no piensen en el más famoso y no tan bueno como presumen sus dueños Hydroxycuts.

En las revistas casi todos los que escriben son entrenadores y algunos doctores, sin embargo el nivel de seriedad de la misma es muy por debajo de lo recomendable, alguna vez discutiendo con una persona que dice ser entrenador profesional me quiso rebatir algo porque lo había leído en una revista gringa y lo decía un doctor, yo le contesté que “…entiendo que es una revista y que lo dice un doctor, sin embargo no es una revista científica seria sino Flex y por otra parte lo dice un doctor y no una comunidad científica…”.

Así que no todo necesariamente será cierto. Lo que yo siempre le he sugerido a mis alumnos y pacientes es que investiguen un poco más por si me equivoco o por si hay algo nuevo ya que nadie tenemos la última palabra, solo la ciencia y la verdad la tiene.

El dilema del Sodio

Generalmente, todos los fisicoculturistas, que piensan de forma seria en esta actividad, cortan toda ingesta extra de sodio bajo la falsa premisa que indica que los hará engordar, les causará retención extra de líquidos (como si esto fuera malo) y que les causará hipertensión arterial; en general se piensa que es un mineral no saludable sin embargo y para sorpresa de muchos, ninguna de estas declaraciones tienen un gramo de verdad. Primero que nada, el sodio no causa la hipertensión arterial.

Esta es una enfermedad donde el sodio juega un papel importante puesto que la puede agravar pero no manifestar o causar. En segundo lugar el sodio no tiene nada que ver con el metabolismo de las grasas y en tercera el sodio es un nutriente elemental sin el cual no podemos vivir. Muchas funciones en el cuerpo son dependientes del sodio. De hecho muchos aminoácidos requieren de ser transportados por moléculas de sodio.

Recientemente los resultados de un gran estudio realizado durante diez años han reivindicado al sodio. De hecho este estudio reveló que los individuos con mayores niveles de ingesta de sodio tienen una menor tasa de mortalidad. Lo que quiere decir que las personas que tienen una dieta baja en sodio mueren a una edad más temprana que las personas con ingesta de sodio mayor. Una vez aclarado esto, vamos a ver como podemos manipular nuestra ingesta de sodio para ayudar a incrementar nuestro tamaño muscular y nuestro nivel de fuerza.

El sodio y el crecimiento muscular

El sodio es el ión positivo del fluido extracelular. El sodio regula el volumen sanguíneo, el balance ácido-base del cuerpo, la función muscular y nerviosa y la actividad de la hidrólisis del ATP en el sistema músculo esquelético. El Potasio es el ión positivo que se encuentra en el fluido intracelular. Regula los niveles de fluido intracelular, además de realizar el resto de funciones que realiza el sodio.

Como puedes observar el sodio y el potasio llevan a cabo varias funciones similares, siendo la mayor diferencia la regulación del fluido intra ó extracelular. Casi todo el mundo está al tanto de que el sodio tiene un efecto sobre la retención de líquidos subcutánea y que el potasio tiene su efecto sobre el fluido dentro de la célula muscular. Lo que la mayoría no sabe es que estos dos minerales están en constante movimiento para lograr el equilibrio, cuando uno se encuentra fuera de línea con el otro tu sistema se direccionará para ajustar la situación poniéndola en equilibrio.

Cuando cortas tu ingesta de sodio, tu cuerpo rápidamente lo compensa reteniendo más sodio y liberando potasio disminuyendo así, el volumen de las células musculares. Cuando aumentas el consumo de sodio tu cuerpo lo compensará reteniendo más potasio aumentando el fluido intra muscular y aumentando la excreción de sodio.

El balance entre el sodio y el potasio puede tener un impacto importantísimo sobre el tamaño muscular y el anabolismo (al aumentar el fluido celular dentro de las células musculares se promueve una respuesta anabólica en el tejido muscular) así como en la fuerza por medio de un aumento en ventajas para las articulaciones de esta misma forma, los niveles elevados de sodio y potasio tenderán a prevenir las lesiones del tejido blando tan común en el entrenamiento pesado.

La influencia del sodio

Aumento del tamaño muscular a través de un aumento en el volumen del fluido de las células musculares.

El aumento en el fluido celular aumenta el intercambio de proteínas y promueve la neoformación de tejido magro.

El aumento de los fluidos intra y extracelular incrementa las ventajas articulares impactando positivamente a la fuerza para lograr con esto una mayor sobrecarga muscular.

El aumento del fluido intra y extracelular disminuye los desgarres musculares y previenen las lesiones del tejido blando así como protegen al tejido conectivo de algún daño o lesión.

Muchos aminoácidos esenciales son sodio-dependientes. Esto significa que tienen que estar en contacto con una molécula de sodio para entrar a la célula muscular.

Tomando Suficiente

Tú puedes ingerir suficiente potasio de un complemento multivitamínico y multiminerales, los plátanos y el jitomate también son una excelente fuente del mismo y son altamente recomendables. Cada mordida de plátano puede llegar a administrarte hasta 100 mg de potasio. El sodio es otra historia, el atleta típico que come una disciplinada dieta baja en grasas, probablemente no se este beneficiando de una ingesta adecuada de sodio como debería. Olvida el mito de evadir el salero de la mesa. No tengas miedo de usar la sal deliberadamente.

Yo sé que durante las últimas décadas los medios de información se han dedicado a satanizar el uso de la sal, pero recuerda que todos esos comentarios son para la persona normal o persona promedio y tú no lo eres. Si tú entrenas y comes como un fisicoculturista no eres una persona promedio y por lo tanto este tipo de declaraciones no funcionan para ti.

Recuerda que el bajo consumo o nivel de sodio limitará la tasa de lo que podrás poner dentro del músculo, debido al balance de fluidos y a la supresión hormonal.

Una de la clave del uso de los esteroides, especialmente de los altamente androgénicos (como el stanozolol, la oximetalona y la testosterona misma), es su habilidad para promover la retención de sodio (es decir la retención de líquidos). Esta retención de sodio se cree que debe ser una de las principales contribuciones para que se produzca el crecimiento experimentado con el uso de esteroides anabólicos. Esta es un área relativamente nueva de investigación. De hecho en la comunidad científica todavía no ha quedado claro el porque del funcionamiento exacto de los esteroides anabólicos y esta opción llamada “la vía del sodio”, deberá ser estudiada a profundidad.

El sodio y el potasio se regulan por la hormona llamada aldosterona, la cual se produce en la corteza adrenal. Los esteroides tienen una influencia directa sobre la corteza adrenal la cual también produce el cortisol y otros glucocorticoides, ¿entiendes la conexión?, sabemos que el peor enemigo del anabolismo muscular es el proceso catabólico generado por la alta secreción del cortisol hormona tipo esteroide que desintegra al tejido muscular y que se produce en grandes concentraciones después de cualquier entrenamiento intenso produciendo la típica inflamación en el tejido muscular post-entrenamiento.

Cabe señalar que en el momento de llevar a cabo un proceso de depletación la ingesta de sodio debe de limitarse al mínimo posible, al grado de llegar a consumir el pollo hervido en dos ocasiones y tomando agua destilada la última semana; sin embargo esto solo se llevará a cabo en el periodo previo a la competencia. Con esto lucirás un cuerpo más deshidratado y con cortes más profundos.

Lo que sabemos sobre el comportamiento del sodio en el anabolismo muscular todavía es muy limitado sin embargo te propongo que lo uses en los siguientes meses solo agregando un poco de sal en cada una de tus comidas, los beneficios son muy variados y van desde el aumento de tamaño muscular, el aumento de la fuerza y la disminución de posibles lesiones articulares y lo mejor es el precio unos 5 pesos de sal al mes.

Muy buen artículo, me ha gustado pq explica de manera sencilla el equilibro entre el sodio y el potasio, algo q la gente no termina de entender totalmente. Añadir que el mismo latido del corazón, es producto de un impulso eléctro que necesita de esos iones para producirse.

También aplaudo la forma de desmitificar los pseudo informes a los que nos tienen tan acostumbrados, en los que un médico o un supuesto médico, quieren sentar doctrina sobre algo, y que tantas veces ha resultado ser un fiasco; ejemplos:

Durante 4 décadas, satanizar al pescado azul a los enfermos de colesterol (luego se ha demostrado que su contenido en Omega 3 es ideal para incrementar el colesterol bueno y baja los niveles del malo).

La falsa creencia de que más de un huevo a la semana podría ser nocivo.

La absurda propaganda en favor del aceite de girasol en detrimento del de oliva que, entre otras cosas, aguanta mucha más temperatura y frituras antes de perder sus cualidades…

y así, suma y sigue una detrás de otra, siempre por intereses económicos de paises o compañías, interesados en manipular la información, para beneficiar sus expaortaciones o productos.

Hay que ser CRÍTICOS con la información, filtrarla, compararla, LEER MUCHO y no aceptar las cosas pq si… lamentablemente, en esta era de la comunicación, cuanto más listos andemos… mejor para nosotros.