el uso del hcg y los serms

estoy seguro que se abran publicado en el foro mil cosas como esta,pero bueno no esta de mas,tenerlo a mano…un saludo
La HCG (Human Chorionic Gonadotropin – en español, gonadotrofina coriónica humana) es una hormona encontrada en el cuerpo femenino durante los primeros meses del embarazo (se produce en la placenta). Es, de hecho, el indicador de embarazo medido por los kits de prueba de embarazo (valga la redundancia), y debido a su origen no es encontrado en el cuerpo en ningún otro momento en esas cantidades. Los niveles de esta hormona en la sangre se volverán notables en tan solo siete días después de la ovulación. El nivel se incrementará uniformemente, alcanzando un pico aproximadamente a los dos o tres meses de gestación. Después de este punto, el nivel de la hormona caerá gradualmente hasta el momento del nacimiento.

Como toda droga de prescripción, el HCG nos ofrece algunos beneficios interesantes. En los Estados Unidos, existen dos marcas populares, Pregnyl de laboratorios Organon, y Profasi de laboratorios Serono. Éstos medicamentos son aprobados por la FDA (Federal Drug Administration) para el tratamiento de los testículos sin descender en los muchachos jóvenes, hipogonadismo (la subproducción de GnRH – gonadotrofinas) y como una droga de fertilidad usada para ayudar a inducir la ovulación en las mujeres. Cuando se preparó este compuesto para ser un artículo medico, la hormona tenía origen humano. Debido a que, a menudo, existe miedo en cuanto a los productos de origen biológico, hay pequeñas investigaciones basadas en lo concerniente a agentes patógenos y problemas de esterilidad con la HCG. Los problemas vistos inicialmente con la hormona de crecimiento (HGH) de origen humano no serán repetidos con la HCG ya que este compuesto es obtenido de una manera muy diferente.

A pesar de que la HCG no ofrece ninguna habilidad para mejorar el rendimiento o desempeño de las mujeres, demuestra ser muy útil para el usuario de esteroides masculino. Por supuesto, el uso obvio vendría siendo estimular la producción de testosterona endógena. La actividad de la HCG en el cuerpo del hombre se debe a la habilidad de dicho compuesto para imitar a la LH (hormona luteinizante), una hormona producida en la pituitaria que estimula las células de Leydig en los testículos para producir testosterona.

Restablecer la producción endógena de testosterona es una de las principales preocupaciones al final de cada ciclo de esteroides, ya que es un momento en el cual el nivel de andrógenos subnormal (debido a la supresión inducida por el uso de los esteroides) podría ser muy costoso en términos de pérdida de ganancias previas. La preocupación principal es la acción del cortisol, la cual, de muchas maneras, está compensada o equilibrada por el efecto de los andrógenos. El cortisol envía a los músculos el mensaje opuesto que la testosterona, es decir, degradar o descomponer la proteína contenida en las células. Si no se controlan sus niveles o efectos en el cuerpo (debido a un nivel sumamente bajo de testosterona), el cortisol puede rápidamente despojarnos de mucha de nuestra nueva masa muscular.

La idea principal con la HCG es restaurar la habilidad normal de los testículos para responder a la hormona luteinizante endógena. Después de un largo período de inactividad, esta habilidad puede haber sido tremendamente reducida. En ese caso, los niveles de testosterona pueden no alcanzar un punto normal, aunque la liberación de la LH endógena haya sido reanudada normalmente. Muchos quienes han sufrido un severo encogimiento testicular pueden relatar como en el caso en que no fueron usadas dichas drogas auxiliares a menudo fue necesario esperar algún tiempo antes que los testículos retornaran a su tamaño normal y se restauraran las sensaciones de virilidad. El gran estímulo otorgado por la administración de HCG puede causar que los testículos retornen rápidamente a su tamaño y nivel de actividad normales. Sin embargo, nosotros no estamos simplemente buscando este compuesto para arreglar el problema, ya que los altos niveles de testosterona resultantes de su uso pueden disparar por si mismos una respuesta negativa de inhibición en el hipotálamo (denominado comúnmente “efecto rebote”).

Con el uso de la HCG también se aumenta la producción de estrógenos, debido a su habilidad para aumentar la actividad de la aromatasa en las células de Leydig (la enzima aromatasa convierte a los andrógenos en estrógenos). Esto es debido a la acción principal de la HCG, el aumento del AMP cíclico (un mensajero secundario que regula la actividad celular). Cuando es estimulada por la HCG, la habilidad de los testículos para aromatizar los andrógenos (acción de la enzima “aromatasa”) podría potencialmente ser elevada varias veces más de lo normal. Esto también puede inhibir la producción de testosterona, por consiguiente deberíamos usar la HCG solamente como un choque rápido y breve a los testículos.

Con la idea fundamental de “reactivar la actividad testicular”, después del “letargo” ocasionado por un ciclo de EAAs, el protocolo usual es inyectar 1500 – 3000 UI cada 4 o 5 días, por un periodo no mayor que 2 o 3 semanas. Si la droga es usada por mucho tiempo o en altas dosis puede realmente causar una desensibilización a la hormona luteinizante en células del Leydig de los testículos, más aun impidiendo un retorno a la homeostasis.

Acción de la HCG en el eje hormonal: Cronometrar la dosis inicial también es muy importante. Decidir el protocolo a seguir con la HCG es sumamente delicado. El eje hipotalámico (específicamente el hipotálamo) detecta los niveles de testosterona en la sangre. Si el nivel detectado es suficiente, la pituitaria (como parte del eje hormonal) no segregará la hormona LH encargada de activar el funcionamiento de las células de Leydig en los testículos. Por este proceso de regulación natural, al usar EAAs se inhibe el funcionamiento del eje: el hipotálamo detecta durante el ciclo “suficiente” testosterona en la sangre y la pituitaria deja de segregar la LH activadora de las células de Leydig. La HCG es una hormona que es detectada como si fuera la hormona luteinizante o LH. Por lo tanto su acción impacta DIRECTAMENTE la actividad testicular pero no contribuye con la restitución de las “operaciones del eje hormonal” en sí.

Acción de los SERMs en el eje hormonal: Los SERMs (Selective Estrogen Receptor Modulator, en español: Moduladores selectivos de receptores estrogénicos – como podrían ser el tamoxifeno, el clomifeno, el raloxifeno, el toremifeno y el estradiol) se unen al receptor estrogénico y modulan la trascripción genética mediada por el mismo. Por ejemplo, el tamoxifeno es un tratamiento efectivo contra el cáncer de mama hormonodependiente y puede prevenirlo en mujeres con alto riesgo para este padecimiento. El raloxifeno fue aprobado para la prevención y tratamiento de la osteoporosis postmenopáusica, pero también es útil para prevenir el cáncer de mama. Una característica de estas sustancias que los distinguen de otros agonistas o antagonistas de receptores es que su acción es diferente en variados tejidos garantizando la posibilidad de inhibir o estimular selectivamente su actividad estrogénica. De este modo los SERMs se acoplan a los receptores estrogénicos hipotalámicos y permanecen vinculados por largos períodos. Esto previene el normal reciclaje de los receptores causando una disminución efectiva del número de receptores estrogénicos del hipotálamo inhibiendo la retroalimentación. Esto hace que la generación de GnRH se haga más pulsátil e incremente la liberación de las gonadotrofinas hipofisiarias (LH y FSH) que activan la normal actividad testicular. Los SERMs son, por lo tanto, los verdaderos reactivadores de la actividad regular del HPTA (Hypothalamic Pituitary Testicular Axis, en español, eje hipotalámico pituitario testicular o eje hormonal).

Modos de uso: Para su uso en fisicoculturismo, específicamente por los usuarios de esteroides anabólicos, en este momento existen dos posibles protocolos de uso para la HCG: De modo continuo durante el ciclo o, al finalizar el mismo.

Serias investigaciones han determinado que el organismo genera para su correcto funcionamiento una cantidad cercana a las 100 UI diarias de LH. Debido a que el uso de EAAs inhibe la actividad del eje hormonal deteniendo la liberación de LH y, por ende, paralizando la actividad testicular llegando a producir atrofia en el caso de ciclos muy largos (superiores a 10 – 12 semanas) o con dosis elevadas; el protocolo de uso continuo sustenta su aplicación basado en la idea de mantener la actividad testicular sin interrupciones e impidiendo una posible “atrofia testicular”. Para ello se recomienda utilizar, a todo lo largo de un ciclo de EAAs, 500 – 700 UI/sem hasta la finalización del uso de los EAAs y detener su uso antes de iniciar el uso de SERMs.
Al finalizar el ciclo, cuando se trata de ciclos con dosis bajas de EAAs y de corta duración (un máximo 6 – 8 semanas), el protocolo podría ser el siguiente: Semanas 1 y 2, 1000 UI de HCG E3D, Semana 3, 30 mg ED de Tamoxifeno y 100 mg ED de Clomifeno, Semanas 4 y 5, 20 mg ED de Tamoxifeno y 50 mg ED de Clomifeno.

Es importante saber el tiempo de vida media de las sustancias. Por ejemplo, si usted está saliendo del un ciclo con Sustanon (Polysteron), por ejemplo, los niveles de testosterona en la sangre tenderán a permanecer elevados por al menos 3 o 4 semanas después de su última inyección. Por lo tanto, para iniciar el uso de SERMs se debe estimar la primera semana en la que los niveles de andrógenos estén probablemente por debajo de lo normal y comenzar la terapia de drogas auxiliares (SERMs) en este momento. De igual modo, al terminar un ciclo de Dianabol (metandrostenolona) sus niveles serán subnormales después del tercer día. Aquí usted puede comenzar su programa de SERMs: unos pocos días después de haber tomado la última tableta de Dianabol. Uno también se podría preguntar qué nivel de supresión endógena nos ha originado el ciclo. Por ejemplo, un ciclo de 8 semanas de Equipoise® no debe ser tan supresor del eje como uno que contenga dosis de 750 – 1000 mg de Sustanon (Polysteron) por semana.

Como fue discutido anteriormente, la HCG sólo actúa imitando la acción de la LH. Por consiguiente, la HCG no es la hormona idónea para combatir la supresión de producción de testosterona endógena ni para reactivar el funcionamiento del hipotálamo. Es por esta razón la recomendación de uso de antagonistas estrogénicos (SERMs) como Clomid®, Nolvadex® o Cyclofenil. Estas drogas tienen un efecto diferente en el sistema regulador, inhibiendo la supresión inducida por el estrógeno en el hipotálamo. Por supuesto, esto también ayuda a reestablecer la producción y liberación de testosterona, aunque a través de un mecanismo muy diferente que la HCG. El uso de consecutivo de ambas drogas parece ser muy sinérgico ya que la HCG proporciona un efecto inmediato en los testículos (despertándolos de su inactividad) mientras el anti-estrógeno ayuda, posteriormente, a bloquear la inhibición en el hipotálamo y reanudar la liberación normal de gonadotrofinas desde la pituitaria. El procedimiento típico consiste en comenzar a usar una dosificación de Clomid®/Nolvadex® inmediatamente después de la HCG durante unas semanas una vez que se haya discontinuado la HCG. Esta práctica debe elevar eficazmente los niveles de testosterona, los cuales esperanzadamente permanecerán estables una vez que el Clomid®/Nolvadex® se haya descontinuado. Aunque desafortunadamente no hay ninguna manera de retener todas las ganancias de músculo producidas por los esteroides anabólicos, usar las drogas auxiliares para reestablecer un estado hormonal equilibrado es la mejor manera de minimizar la pérdida sentida al terminar un ciclo.

Cuando encontramos la HCG nos damos cuenta que siempre esta empaquetada en 2 viales diferentes (uno con un polvo liofilizado y otro con un solvente estéril). Estos viales necesitan ser mezclados antes de inyectar, y cualquier resto para uso posterior deberá ser refrigerado. Este producto es extensamente manufacturado en todo el mundo y se obtiene fácilmente en el mercado negro. Hasta la fecha, las falsificaciones no son una gran preocupación, aunque un par de rarezas han salido a flote (todas en viales multi-dosis).