Esteroides. La cara y la cruz. ¿Debemos usarlos? ¿Sí? ¿No? ¿Por qué? Aspectos más importantes a considerar

ESTEROIDES. LA CARA Y LA CRUZ. ¿DEBEMOS USARLOS? ¿SÍ? ¿NO? ¿POR QUÉ?

ASPECTOS MÁS IMPORTANTES A CONSIDERAR

Usos terapéuticos:

  • Tratamiento en múltiples enfermedades que cursan con atrofia muscular de diverso origen: sedentarismo excesivo, colocación de yesos o lesiones inmovilizantes, ciertos tipos de cáncer, SIDA, insuficiencia cardiaca, EPOC, fallo renal, quemaduras graves, caquexia, malnutrición, miopatías inflamatorias, distrofias…
  • Tratamiento de la anemia
  • Tratamiento de la osteoporosis
  • Tratamiento de algunas formas de neoplasia
  • Tratamiento del hipogonadismo primario
  • Indicado en ciertos tipos de disfunción eréctil
  • Tratamiento del cáncer de mama
  • Tratamiento de la insuficiencia renal
  • Tratamiento del angioedema hereditario
  • Tratamiento de ciertas lesiones de miocardio
  • Tratamiento de la endometriosis,
  • Indicado en la enfermedad fibroquística de la mama
  • Tratamiento de ciertos problemas de crecimiento
  • Indicados para ciertos tipos de traumatismo y lesiones.
  • Tratamiento de enfermedades asociadas al envejecimiento prematuro
  • Terapia hormonal de reemplazo en casos de cambio de sexo
  • Tratamiento del hipertiroidismo
  • Tratamiento de la anorexia
  • Tratamiento en la hepatitis alcohólica
  • Indicados en ciertos estados catabólicos tras intervenciones quirúrgicas

No existe un consenso total en la comunidad médica sobre el uso de esteroides en todos estos casos. Pero sí en buena parte de ellos.

Por otro lado, el que los esteroides estén indicados en estos casos no impide haya ya otros fármacos más nuevos y mejor desarrollados para el tratamiento de estas enfermedades y con mejor relación beneficios/riesgos.

Efectos beneficiosos para culturistas y en muchas otras disciplinas deportivas (no todas):

  • Aumento por hipertrofia principalmente del tejido muscular estriado y por ende de la masa muscular
  • Balance positivo del nitrógeno y aumento en la síntesis de proteínas
  • Aumento de la fuerza en todas sus manifestaciones, y de la potencia
  • Aumento de la tasa de regeneración y de la supercompensación posentrenamiento
  • Aceleración de la recuperación muscular
  • Aumento de la eritropoyesis, de la producción de sangre, de hemoglobina y de hematocrito.
  • Aumento de la resistencia aeróbica
  • Incremento de la osificación
  • Refortalecimiento de huesos, cartílagos, ligamentos y tendones.
  • Mayor resistencia a las lesiones y más rápida recuperación de las mismas
  • Sensación mayor de vigor y vitalidad en general
  • Aumento en la motivación y efecto antidepresivo.
  • Retraso de la fatiga en el entrenamiento y mayor resistencia, los entrenamientos pueden ser más intensos y largos.
  • Sueños más profundos y regeneradores.
  • Aumento de la libido.
  • Aumento del apetito
  • Efecto lipolítico
  • Mejora en la composición corporal.
  • Se produce más ATP y Fosfocreatina a nivel celular mejorando la resistencia aeróbica y la fuerza muscular
  • Aumentan en mayor o menor medida la producción del péptido hormonal anabólico y rejuvenecedor IGF1 (factor de crecimiento insulinoide tipo1)
  • Rejuvenecimiento de pelo, uñas y piel
  • Reducen el efecto catabólico de los glucocorticoides del organismo

Efectos secundarios y perjudiciales frecuentes y/o posibles:

  • Ginecomastia
  • Retención hídrica y de electrolitos, en algunos casos incluso ciertos tipos de edemas graves
  • Disfunción eréctil
  • Anorgasmia
  • Oligospermia, azoospermia, e infertilidad masculina
  • Anulación de la libido
  • Atrofia testicular
  • Hipogonadismo primario y/o secundario
  • Hipertrofia prostática y en determinados casos cáncer de próstata
  • Fuerte depresión y otros trastornos psiquiátricos
  • Hiperprolactinemia
  • Galactorrea
  • Acné
  • Alopecia o Calvicie
  • Alteración significativa en el metabolismo hepático de los lípidos, aumento del colesterol LDL, disminución del colesterol HDL, aumento de los triglicéridos
  • Arteriosclerosis
  • Aterosclerosis
  • Hipertensión
  • Palpitaciones
  • Cardiopatía isquémica, que en casos graves puede llegar infarto agudo de miocardio
  • Insuficiencia cardiaca
  • Hipoglucemia
  • Agresividad excesiva
  • Dismorfia muscular
  • Daños hepáticos múltiples: Colestásis hepática, peliosis hepática, hepatitis, cirrosis hepática, quistes hepáticos, tumores hepáticos hasta cáncer de hígado.
  • Cierre epifisario prematuro del hueso e impedimento del crecimiento en altura
  • Ataxia
  • Hirsutismo
  • Alteración del ciclo menstrual
  • Amenorrea
  • Infertilidad femenina
  • Atrofia de la glándulas mamarias
  • Hipertrofia del clítoris
  • Atrofia de la mucosa vaginal, del útero, de los ovarios y de las glándulas suprarrenales.
  • Engrosamiento de la voz en mujeres
  • Aumento del vello corporal en hombres y mujeres
  • Alteración del sistema inmunológico haciéndolo más vulnerable a ciertas enfermedades.
  • Actividad excesiva de las glándulas sebáceas y los folículos pilosos.
  • Desarrollo de hipotiroidismo con ciertos esteroides.
  • Dolor de cabeza, nerviosismo, irritabilidad e insomnio
  • Alteraciones en la coagulación de la sangre
  • Problemas oculares: cataratas o glaucoma.
  • Osteoporosis
  • Toxicidad Renal

Un esteroide en particular no produce todos estos efectos secundarios arriba mencionados, pero el conjunto de todos sí los puede generar. He intentado ser lo más completo posible en las tres listas. Algunos efectos secundarios se desarrollan durante el uso de los esteroides, otros al descontinuarlos, y otros en ambos momentos. Nótese como algunas de las indicaciones terapéuticas y de los efectos beneficiosos para deportistas se contradicen o son opuestos aparentemente a los efectos secundarios. Pero esa contradicción no es real, sólo aparente. Recordemos que todo depende de las dosis usadas, de los tiempos de duración del uso o tratamiento, del tiempo transcurrido tras la descontinuación, de la idiosincrasia o sensibilidad particular de cada cual a los diferentes tipos de esteroides (tanto a los efectos positivos como a los negativos), y por su puesto también depende si nos encontramos con el caso de un atleta sano o una persona enferma con ya tiene su propio historial clínico.

Todos los efectos secundarios citados arriba son totalmente reales y posibles. No obstante, matizo un punto importante: Los esteroides son fármacos viejos ya ampliamente estudiados científicamente con sus pros y sus contras, y sobre todo estudiados en detalle con sus mecanismos de acción en el organismo humano y en casi todos sus sistemas, órganos y aparatos. Por otra parte, las amplias y numerosas experiencias buenas y malas (a veces trágicas) de los atletas son ya un factor que no se puede ignorar y vienen de lejos en el tiempo consolidando lo estudiado científicamente. Con estos conocimientos científicos actuales, por un lado, y con la experiencia de los atletas metódicos y observadores por otro, la situación puede mejorarse bastante, aunque no totalmente. Por tanto, fruto de ambos conocimientos combinados, concluyo que:

A- Si los esteroides se utilizan usando dosis que estén dentro de los rangos recomendados como óptimos para aumentar el rendimiento físico o estético, ni más ni menos

B- Si se respetan los tiempos de uso máximos,

C- Si se respetan los tiempos mínimos de descanso en el uso

D- Sí se usan los genéricamente los mal llamados ‘’protectores’’ o ‘’reguladores’’ durante todo el tiempo de uso (que realmente incluyen una amalgama o abanico muy amplio y heterogéneo en funciones de suplementos y medicamentos) y se usan absolutamente todos los necesarios que deben ser usados dependiendo del caso,

E- Si se hacen las pertinentes terapias de regulación hormonal tras la descontinuación en el uso de los esteroides, es decir lo que comúnmente llamados ‘’posciclos’’,

F- Si se hacen los respectivos controles necesarios, analíticas sanguíneas, electrocardiogramas, e incluso pruebas exploratorias del tipo ecografías, resonancias magnéticas RMN, o TACs (en los casos de que las analíticas apunten hacia la sospecha de algún daño orgánico),

Entonces y sólo entonces, gracias a los estudios científicos y la experiencia de los atletas, estos efectos secundarios pueden ser anulados/contrarrestados/paliados/minimizados/revertidos en un 70-80% (por dar una cifra puramente orientativa), en cuyo caso la opción de usarlos empieza a ser algo razonable según cada caso, y algo que está un poco más lejos del negro panorama planteado por la interminable lista de efectos secundarios citada, pero sin llegar nunca a la utopía de ser anulables todos ellos al 100%.

Es posible pero bastante difícil contener en gran medida esta lista larga de efectos secundarios, repito en gran parte se pueden combatir, aunque no totalmente, salir inmaculado de este juego es utópico…

Ahora bien, una vez se comienza con el uso de esteroides normalmente los descansos en su uso implican un estancamiento en el progreso natural (e incluso cierta vuelta atrás), y esto puede ser un obstáculo para los consumidores más ambiciosos.

Por otro lado, el gasto económico en ‘’protectores’’ y ‘’reguladores’’ durante el uso de esteroides y en las regulaciones hormonales o ‘’posciclos’’ al descontinuarlos pueden igualar o incluso superar el gasto económico de los esteroides en sí. En la práctica muy pocos consumidores de esteroides respetan esos criterios que antes cité, ya sea por ignorancia o desconocimiento, por ambición y querer progresar más rápido, por adicción al vigor que se siente y a un físico impoluto, o sólo por querer ahorrar dinero de manera negligente.

Si los esteroides se usan en dosis más altas innecesariamente, si se usan más tiempo del debido, si no se hacen descansos en el uso de los mismos, si no se usan protectores para los efectos secundarios que producen, ni se hacen las debidas terapias de regulación hormonal al descontinuar el uso, entonces el caos y el desastre en la salud del usuario están servidos y asegurados antes o después. Es sólo cuestión de tiempo.

He visto demasiado ya en estos últimos 15 años, efectos secundarios desde leves a mortales, he conocido casos de todos los tipos y colores. En ciertos casos recurrían a mí tristemente cuando ya era demasiado tarde, cuando querían empezar a aprender sobre estas cuestiones, o cuando ya habían transcurrido demasiados años realizando un mal uso. La verdad cansa…. Varios amigos y conocidos han muerto sorpresivamente por infarto de miocardio a edad temprana dejando atrás familias destrozadas. Trato de lanzar este mensaje de concienciación porque los esteroides no son un juego ni algo con lo que se deba experimentar.

Y con respecto a lo que estamos tratando no es suficiente con tener conocimiento en nutrición, o en la actividad física y el entrenamiento personal. Aquí estamos en otro campo más sutil, complejo, y sobre todo más desconocido. Hablamos medicina, bioquímica, metabolismo, fisiología humana, farmacología y endocrinología, entre otras áreas de la ciencia. Afortunada o desgraciadamente forman parte también del culturismo/fitness y del deporte de alto rendimiento en general, con lo cual queramos o no debemos informarnos y concienciarnos al respecto.

Trataré de resumir con algunas respuestas a preguntas básicas:

¿Tienen los esteroides beneficios para el atleta?

Sí, sin dudarlo

¿Tienen los esteroides efectos secundarios?

Sí, muchísimos, más de lo que normalmente somos consciente

¿Son controlables estos efectos secundarios?

En gran medida sí, en un 70’-80% (cifra puramente orientativa), si su uso se maneja a la perfección en función del conocimiento actual. Pero nunca con controlables totalmente, eso sería utópico.

¿Es necesario invertir económicamente para evitarlos?

En la práctica deportiva actual… ¿Suelen evitarse estos efectos secundarios?

Escasamente

¿Es fácil evitarlos todos?

No

Y La eterna pregunta que se le suele platear a un profesional en esta área:

¿Está usted a favor o en contra del uso de esteroides?

Ni a favor ni en contra… El uso de esteroides es una realidad actual extendida por todas partes, a la que no debemos darle la espalda, debemos afrontarla para no convertirla en un tabú porque con ello sólo agravaremos el problema. Debemos estudiarlos objetivamente con base en estudios científicos y comprender que son y que hacen. Su uso extensivo es una realidad y a pesar de que son fármacos muy antiguos a día de hoy los problemas con la salud siguen siendo frecuentes y continuarán siéndolo, en buena parte debido al desconocimiento de su funcionamiento, pero también a la desinformación abundante en la red generada por terceros (normalmente vendedores)

Trato en este artículo de dar cierta información básica al respecto. Mi intención es que cada cual como adulto que es de forma madura, racional y consciente evalúe y decida qué es lo que más le conviene en su vida. La baraja está servida, los elementos a tener en cuenta están ya expuestos arriba, la pelota está en el tejado de cada cual. Cada persona responsable y madura deberá elegir y decidir.

No obstante, teniendo en cuenta por un lado la seriedad de los efectos secundarios y todo lo demás expuesto arriba, y por otro lado los grandes avances de la última década en farmacología deportiva, mi consejo profesional particular es desaconsejar su uso totalmente en al ámbito de la práctica deportiva como afición (para verse bien y saludable) relegando la consideración de su uso o no estrictamente al ámbito del físico profesional (competidores profesionales de diferentes disciplinas deportivas , modelos profesionales, bailarines, actores, profesionales que velan por la seguridad del estado, etc…)

Cada cual es libre de decidir y elegir el modo en el que encuentra la felicidad en su vida, pero con conocimiento de causa y con coherencia con la decisión tomada, teniendo en cuenta que las consecuencias de tal decisión son con frecuencia irreversibles y no tiene marcha atrás. Os invito a todos a una reflexión profunda a este respecto.

Fuente:

Redactado por Antonio Díaz

Artículo revisado, editado y actualizado 09-03-2020
Preparador físico. Entrenador personal
Nutrición.
Bioquímica y Fisiología Humana

2 Me gusta