Guías para alimentarse mejor

Guías para alimentarse mejor

Fueron confeccionadas por médicos locales, pensadas para argentinos. A diferencia de dietas desarrolladas en el exterior, incluyen el agua y son más variadas

En un mundo globalizado en el que las culturas y economías se mezclan, los hábitos nutricionales no quedan exentos de este fenómeno que tienen pros y contras. En Argentina, desde hace años se encuentra establecida, difundida y aceptada la clásica pirámide alimentaria estadounidense, rica en calorías y que, obviamente, es caldo de cultivo del sobrepeso.
Aparecen en las etiquetas de muchos productos comestibles y los especialistas coinciden en que este tipo de dieta no termina de adecuarse a las costumbres autóctonas.
Por eso, en el marco del Primer Congreso Internacional de Alimentación y Sociedad, que fue organizado por la Fundación Neuquina para el Desarrollo Patagónico y Argentino (Fundepa) y que se realizó en la ciudad de Neuquén, fueron revalorizadas las Guías Alimentarias para la Población Argentina, que fueron editadas por la Asociación Argentina de Dietistas.
“El problema de la pirámide son los símbolos abstractos que contiene. Las grasas y los azúcares son representados por triangulitos y globitos metidos en todos los grupos de alimentos. Es un esquema que la gente no entiende. Piensa que lo más importante está en la cúspide. Y justamente, en la punta de la pirámide está lo menos fundamental, donde están esos simbolitos de las grasas y los azúcares, que significa que hay que comer menos”, dijo al diario La Razón la licenciada en Nutrición, Elsa Longo, profesora de la carrera en la UBA.
Diferencias
A diferencia de la pirámide norteamericana, las guías locales incluyen el agua y otras sugerencias. De esta manera, en el óvalo alimentario local la papa no es un tubérculo sino una hortaliza. No se habla de lácteos sino de leche, yogur y quesos. En el grupo de los azúcares y dulces está el dulce de leche y la crema de leche. “Proponemos un consumo de alimentos variados”, señala Longo.
Otra de las diferencias es que en las Guías de Alimentos locales no se discrimina por porciones sino por cantidades. “Por ejemplo —dice Longo— se propone una taza, un vaso, un plato, una cucharada, o un trozo de carne del tamaño de la palma de la mano. Esto no confunde”.
Durante la reunión también se debatió el aumento de la obesidad y el sobrepeso, que en la actualidad sufre el 62 por ciento de la población en Argentina. Lógicamente, esta preocupante tendencia fue relacionada al mal hábito alimenticio y nutritivo que tiene la sociedad argentina.

Activando Post despues de 2 Años o.O .
E Aqui de nuevo nutriendo al foro con antiguos post perdidos entre el foro xD.