Historia de la creatina

Historia
La creatina se descompone de forma natural en el cuerpo humano a partir de los aminoácidos sobre todo en el riñón y el hígado, y se transporta a la sangre para que los músculos la usen. Aproximadamente 95% de la creatina total del cuerpo se encuentra en el músculo esquelético. La creatina también se encuentra en la carne y el pescado, de la cual la mayoría de los adultos en Estados Unidos consumen de uno a dos gramos diarios como promedio.
La creatina se descubrió en los años de 1800 como un componente orgánico de la carne. En la década de los años de 1970, un grupo de científicos soviéticos reportó que los suplementos de la creatina por vía oral podían mejorar el rendimiento atlético durante actividades deportivas intensas y cortas, como son las carreras de velocidad. La creatina alcanzó popularidad en la década de los años noventa como una forma natural de aumentar el rendimiento atlético e incrementar la masa corporal magra. Se reportó que el contenido de la creatina total del músculo esquelético aumenta con la suplementación de la creatina por vía oral, aunque la respuesta es variable. Los factores que pueden incidir en esta variación son los siguientes: ingestión de carbohidratos, actividades físicas, nivel de entrenamiento y tipo de fibra muscular. El descubrimiento de que los carbohidratos mejoran la absorción de creatina muscular aumentó el mercado de bebidas deportivas que contienen varios ingredientes de creatina.
Se estima que el consumo anual de los productos de creatina superan los cuatro millones de kilogramos. El uso de la creatina es particularmente popular entre los atletas adolescentes, quienes se cree consumen dosis que no son consistentes con las evidencias científicas y que exceden con frecuencia las dosis de carga y de mantenimiento recomendadas.
Los reportes que se han publicado indican que aproximadamente 25% de los jugadores profesionales de béisbol y hasta un máximo de 50% de los jugadores profesionales de fútbol americano consumen suplementos de creatina. Según una encuesta realizada entre atletas de secundaria, el uso de creatina es común entre jugadores de fútbol americano, luchadores, jugadores de hockey, gimnastas y jugadores de lacrós. En 1998, el mercado de la creatina en Estados Unidos se estimó en 200 millones de dólares. La mayoría de las asociaciones deportivas no han prohibido este suplemento, incluidos el Comité Olímpico Internacional, la International Amateur Athletic Federation y la National Collegiate Athletic Association.
La creatinina que se excreta en la orina se deriva de la creatina que se almacena en los músculos.
Sinónimos
N-amidinosarcosina, N-(aminoiminometil)-N metilglicina, serie de creatina para atletas, beta-GPA, monohidratado de creatina Challenge, CreapuraTMmonohidratado de creatina en polvo, Creatine Booster®, citrato de creatina, monohidratado de creatina en polvo, fosfato de creatina, mezcla de creatina en polvo para bebidas, Creatine Xtreme Punch®, Creatine Xtreme Lemonade®, Creavescent®, ciclocreatina, Hardcore Formula Creatine Powder®, HPCE Pure Creatine Monohydrate®, ácido acético metil guanidina, Neoton®, Performance Enhancer Creatine Fuel®, PhosphagenTM, Phosphagen Pure Creatine Monohydrate Power Creatine®, Total Creatine Transport®.
Los productos combinados seleccionados que incluyen cretina son los siguientes:PhosphagainTM(64g diariosde carbohidratos, 67g diarios de proteína, 5g diarios de grasa, 20g diarios de creatina, levadura proveniente del ARN, taurina; Muscle Link/Effervescent Creatine elite® (5g de monohidratado de creatina 9.5 % pura, 20g de dextrosa; serie de conductores anabólicos Met-Rx® (12.4 g de creatina micronizada, 400mg de ácido alfa-lipoico, 10g de peptido de glutamina); Creatine Xtreme Punch® (6g de monohidratado de creatina, 1000mg de taurina, 500mg de L-glutamina, 500mg de ácido L-glutamico, 200mg de hidroxicitrato, 15mg de vanadil nicotinato, 120g de cromo); Optimum nutrition creatine liquid energy tropical punch® (6g de monohidratado de creatina 99% pura de clasificación farmacéutica y 500mg de metilsulfonilmetano).
Evidencia
Se han sometido a prueba los siguientes usos en humanos o animales. La seguridad y eficacia de los mismos no siempre se han demostrado. Algunas de estas afecciones son potencialmente serias y las debe evaluar un proveedor médico calificado.
Uso basado en evidencia científica Grado*

Insuficiencia cardiaca congestiva (crónica)
Se ha reportado que los niveles de creatina cardiaca se han reducido en la insuficiencia cardiaca crónica. Varios estudios reportan que la suplementación de creatina se asocia con una mayor fuerza y resistencia del músculo del corazón en pacientes con insuficiencia cardiaca. Sin embargo, no está claro qué dosis puede ser segura o efectiva. También se ha reportado que la suplementación aumenta la creatina en el músculo esquelético en estos pacientes, lo que ayuda a aumentar la fuerza y la resistencia. No se han realizado comparaciones con las drogas que se usan para tratar la deficiencia cardiaca. Un proveedor médico calificado es quien debe tratar la insuficiencia cardiaca. C
Mayor rendimiento y resistencia atlética
Se ha indicado que la creatina puede ayudar a mejorar el rendimiento o resistencia atlética al aumentar el tiempo para alcanzar el grado de fatiga (posiblemente al acortar los períodos de recuperación muscular). Sin embargo, los resultados de las investigaciones que evalúan esta afirmación son heterogéneos. Los descubrimientos de diferentes estudios discrepan entre sí y la mayoría de los estudios no apoyan el uso de la creatina para aumentar las actividades continuas de aeróbicos. C
Mejor rendimiento en las carreras atléticas de velocidad
Se ha indicado que la creatina aumenta el rendimiento atlético y posterga el surgimiento de la fatiga durante carreras atléticas cortas de velocidad. Estos efectos se han atribuido a una mayor concentración de la creatina en los músculos. Aunque los resultados de diferentes estudios discrepan entre sí, la mayoría de las investigaciones reportan un poco de mejoría si la creatina se usa como suplemento. La creatina puede mejorar el rendimiento si se usa en despliegues breves de actividades aeróbicas y si existen períodos cortos de recuperación entre los turnos de la actividad. Se necesitan mejores investigaciones antes de llegar a una conclusión firme. C
Mayor masa muscular /fuerza
Varios estudios indican que la creatina puede mejorar la masa muscular y la fuerza en hombres y mujeres, particularmente si se acompaña con una mayor actividad física. Sin embargo, los estudios de creatina en atletas discrepan entre sí. Aunque muchos expertos consideran que la creatina puede ser útil para los ejercicios de corta duración y alta intensidad, no se ha demostrado ninguna efectividad en los deportes de resistencia. Los beneficios podrían ser mayores si los niveles de creatina previos a la suplementación fuesen bajos y en sub-poblaciones específicas como ancianos.De aproximadamente 300 estudios que han evaluado el potencial valor ergogénico de la suplementación de creatina, cerca de 70% de estos estudios reportan resultados estadísticamente significativos mientras que los estudios restantes reportan, en términos generales, logros insignificantes en el rendimiento. Debido a los problemas metodológicos en los estudios disponibles, no se puede llegar a un conclusión firme. C
Deficiencia de guanidinoacetato metiltransferasa
Algunas personas nacen con trastornos genéticos, en los cuales existe una deficiencia de la enzima guanidinoacetato metiltransferasa (GAMT, en inglés). La ausencia de esta enzima provoca graves atrasos en el desarrollo y trastornos de movimientos anormales. La afección se diagnostica por la ausencia de creatina en el cerebro. Aunque únicamente existen investigaciones limitadas en esta área, se observó una significativa mejoría en dos personas a quienes se les administró un suplemento de creatina, lo cual indica que este suplemento puede ser un efectivo tratamiento para trastornos provocados por la ausencia de creatina. C
Protección del músculo del corazón durante una cirugía de corazón
Existen evidencias anteriores de que el músculo del corazón puede recuperarse mejor y más rápidamente después de una cirugía de corazón abierto si se administra creatina por vía intravenosa durante la cirugía. Se necesitan estudios adicionales antes de hacer una recomendación. C
Colesterol alto
Existen investigaciones limitadas en esta área y los resultados de diferentes estudios discrepan entre sí (aunque en algunas pruebas se observó una reducción en el nivel del colesterol total y los triglicéridos). El efecto de la creatina en los lípidos sigue siendo difuso. Se necesitan estudios adicionales antes de llegar a una conclusión. C
Hiperornitinemia (altos niveles de ornitín en la sangre)
El ornitín es un producto derivado que se forma en el hígado. Algunas personas nacen con algún trastorno genético que impide descomponer el ornitín de forma adecuada y, por tanto, el nivel de ornitín en la sangre se vuelve muy alto. Altas cantidades de ornitín pueden provocar ceguera, debilidad muscular y una reducción en el almacenamiento de la creatina en los músculos y en el cerebro. Aunque únicamente existen investigaciones limitadas en esta área, las evidencias anteriores indican que los suplementos diarios de creatina a largo plazo pueden ayudar a remplazar la creatina faltante y disminuir así la pérdida de la visión. C
Enfermedad de McArdle
En la enfermedad de McArdle, hay una deficiencia en los compuestos de la energía que se almacenan en los músculos. Esto provoca fatiga muscular, intolerancia al ejercicio y dolor durante la práctica de los mismos. La creatina se ha propuesto como una posible terapia para esta afección. Sin embargo, las investigaciones son limitadas y los resultados de los estudios existentes discrepan entre sí. Por tanto, sigue siendo difuso si la creatina ofrece algún tipo de beneficio a los pacientes que padecen la enfermedad de McArdle. C
Distrofia muscular
Se cree que la pérdida de creatina provoca debilidad muscular y una ruptura en la distrofia muscular de Duchenne. Estudios en animales reportan una mayor formación muscular y supervivencia gracias a la creatina. Los estudios en seres humanos han sido pequeños, aunque las primeras evidencias indican que la creatina puede ser benéfica en el tratamiento de distrofias musculares. Se necesitan investigaciones adicionales. C
Infarto del miocardio (ataque cardiaco)
Existen evidencias anteriores de que la administración de creatina por vía intravenosa luego de un ataque cardiaco puede ser benéfica para la función del músculo del corazón y puede evitar arritmias ventriculares. Se necesitan estudios adicionales antes de hacer una recomendación.Se ha reportado que el uso de fosfato de creatina puede tener efectos favorables en el deterioro mental en el “síndrome cardio-cerebral” posterior a ataques cardiacos en ancianos. C
Trastornos neuromusculares
Varios estudios indican que la creatina puede ayudar en el tratamiento de varias enfermedades neuro-musculares, como la esclerosis lateral amiotrófica (ALS, en inglés) y la miastenia grave, y puede postergar el surgimiento de síntomas si se usa como un componente adjunto al tratamiento convencional. Sin embargo, la ingestión de creatina no parece tener significativos efectos en el almacenamiento de creatina en los músculos o una mayor capacidad en los ejercicios de alta intensidad en personas con esclerosis múltiple.Aunque los estudios anteriores son alentadores, las recientes investigaciones no reportan efectos benéficos de supervivencia o en el avance de la enfermedad. Se necesitan de estudios adicionales para proveer respuestas más claras. C
*Referencia para los grados:
A: Sólida evidencia científica para este uso;
B: Buena evidencia científica para este uso;
C: Dudosa evidencia científica para este uso;
D: Aceptable evidencia científica contra este uso;
F: Sólida evidencia científica contra este uso.
Razones para los grados
Usos basados en la tradición o teoría
Los siguientes usos están basados en la tradición, teorías científicas o investigación limitada. A menudo no se han probado completamente en humanos y no siempre se han demostrado su seguridad y eficacia. Algunas de estas afecciones son potencialmente serias y las debe evaluar un proveedor médico calificado. Podría haber otros usos propuestos que no están señalados a continuación.
Deficiencia de arginina glicina amidinotransferasa (AGAT), enfermedad de Alzheimer, antiarrítmico, anticonvulsivo, antiinflamatorio, antioxidante, cáncer de seno, cáncer cervical, aceleración del reloj circadiano, cáncer de colon, diabetes, complicaciones diabéticas, atrofia del músculo en desuso, fibromialgia, desarrollo, herpes, enfermedad de Huntington, hiperhomocisteinemia, enfermedades mitocondriales, neuroprotección, enfermedad de Parkinson, artritis reumática, ataques hipóxicos, desgastamiento de regiones cerebrales.

Dosificación
Las siguientes dosis están basadas en investigaciones científicas, publicaciones, uso tradicional u opinión experta. Hay muchas hierbas y suplementos que no se han sometido a pruebas exhaustivas, por lo que su seguridad y eficacia no se puede demostrar. Las marcas podrían prepararse de manera diferente, con ingredientes variables, incluso dentro de la misma marca. Es posible que las siguientes dosis no correspondan a todos los productos. Deberá leer las etiquetas del producto y analizar la dosis con un proveedor médico calificado antes de iniciar una terapia.
Estandarización:
La estandarización involucra medir la cantidad de ciertas substancias químicas en productos para intentar producir diferentes preparaciones similares. No siempre se sabe si las substancias químicas que se miden son los ingredientes “activos”. Varios productos de creatina contienen diferentes formas de creatina (monohidratado de creatina, monofosfato de creatina) en diversas concentraciones, como también creatina en combinación con otros suplementos. No existe una dosis estándar de creatina y se usan diferentes dosis.
Adultos (18 años y mayores):
Nota: Parece ser que la creatina se absorbe mejor como solución, aunque la ingestión en forma de carne o en forma sólida se absorbe con gran facilidad. El aumento de los niveles de creatina en los músculos se logra mejor si ésta se ingiere con carbohidratos. Los expertos a menudo recomiendan mantener una buena hidratación durante el uso de creatina.
Por vía oral (en polvo): Se han usado y estudiado una amplia gama de dosis.
Mayor rendimiento atléticoSe han usado 9-20 gramos diarios en dosis divididas durante 4-7 días, con dosis de mantenimiento que oscilan de 2-5 gramos diarios o 0.3 miligramos diarios por kilogramo de peso corporal.
Reducción del colesterolSe han usado 20-25 gramos diarios durante 5 días seguido de 5-10 gramos en lo sucesivo.
HiperornitinemiaSe han usado 1.5 gramos diarios
Enfermedades neuro-musculares, incluida la distrofia muscular, se han indicado 10 gramos diarios, aunque también se han usado dosis más bajas (5 gramos) y dosis más altas (20 gramos).
Deficiencia de guanidinoacetato metiltransferasa, Se han usado 400-670 miligramos diarios por kilogramo de peso corporal.
Insuficiencia cardiaca congestivaSe han estudiado 20 gramos por día.
Tratamiento sintomático en la esclerosis lateral amiotróficaSe han usado 20 gramos diarios durante 7 días y luego 3 gramos diarios durante 3-6 meses.
Enfermedad de McArdleSe han usado 150 miligramos diarios por kilogramo de peso corporal durante cinco días y luego 60 miligramos diarios por kilogramo de peso corporal durante 5 semanas.
Por vía intravenosa/intramuscular: En estudios realizados en seres humanos, se han usado muchos regímenes de dosis. La dosis por vía intravenosa se debe administrar únicamente bajo estricta supervisión médica.
Niños (menores de 18 años):
La dosificación en niños debe ser bajo supervisión médica por sus potenciales efectos adversos. Se ha usado una dosis de 5 gramos diarios en niños con distrofia muscular y se han usado varias dosis en niños con deficiencia de guanidinoacetato metiltransferasa, entre las que se incluyen una dosis de dos gramos diarios por kilogramo de peso corporal; 4-8 gramos diarios en un infante y 400-670 miligramos por kilogramo de peso corporal.
Seguridad
La Administración de Drogas y Alimentos de EE.UU. (FDA) no regula las hierbas y suplementos de manera estricta. No hay garantías respecto a la potencia, pureza o seguridad de los productos, y los efectos podrían variar. Lea siempre las etiquetas del producto. Si usted padece de alguna afección, o si está tomando otras drogas, hierbas o suplementos, deberá consultar con un proveedor médico calificado antes de iniciar una terapia nueva. Consulte con un proveedor médico de inmediato si sufre efectos secundarios.
Alergias
La creatina se ha asociado con síntomas asmáticos. Las personas deben evitar la creatina si tienen algún tipo de alergia conocida a este suplemento.
Efectos secundarios y advertencias
Existen limitados estudios sistemáticos sobre la seguridad, farmacología o toxicología de la creatina. Un proveedor médico es quien debe monitorear a las personas que consumen creatina, incluidos los atletas. A los usuarios de creatina se les aconseja informar de este hábito al médico o a otro profesional de la salud.
Algunas personas pueden experimentar síntomas gastrointestinales, incluidos la falta de apetito, malestar estomacal, diarrea o náuseas.
La creatina puede provocar calambres musculares o ruptura muscular, lo que puede producir desgarres o dolencias musculares. También puede ocurrir aumento de peso y una mayor masa corporal. También puede ocurrir intolerancia al calor, fiebre, deshidratación, una reducción en el volumen de la sangre o desequilibrios en los electrolitos (y sus consecuentes ataques).
Hoy en día existe una menor preocupación que en el pasado sobre las posibles lesiones renales a consecuencia de la creatina, aunque existen reportes de algunas lesiones renales como la nefritis intersticial. Los pacientes con enfermedades renales deben evitar el uso de este suplemento. De igual forma, la función del riñón puede alterarse y a los pacientes con enfermedades renales subyacentes se les recomienda tomar precauciones.
En teoría, la creatina, puede alterar las actividades de la insulina. Se deben tomar precauciones en pacientes con diabetes o leucemia y en aquellos pacientes que consumen drogas, hierbas o suplementos que afectan el azúcar en la sangre. Un proveedor médico es quien debe monitorear los niveles séricos de glucosa y podría ser necesario ajustar el medicamento.
Se ha reportado que la administración crónica de grandes cantidades de creatina aumentan la producción del formaldehído, lo cual en términos potenciales puede provocar efectos secundarios no deseados.
Con base en el reporte de un caso, la creatina puede aumentar el riesgo del síndrome de compartimiento de la parte inferior de la pierna, una afección que se caracteriza por dolor en la parte inferior de la pierna asociado con inflamación e isquemia (una disminución en el flujo sanguíneo), lo cual es una potencial emergencia quirúrgica.
Embarazo y lactancia
La creatina no se puede recomendar durante el embarazo y la lactancia materna debido a la ausencia de información científica.
Aparentemente, la leche de vaca pasteurizada contiene niveles más altos de creatina que la leche materna humana. El significado clínico de esto no es claro.
Interacciones
La mayoría de las hierbas y suplementos no se han probado completamente en cuando a la interacción con otras hierbas, suplementos, drogas o alimentos. Las interacciones que se señalan a continuación se basan en informes y publicaciones científicas, experimentos de laboratorio o uso tradicional. Siempre debe leer las etiquetas del producto. Si usted padece de alguna afección, o si está tomando otras drogas, hierbas o suplementos, deberá consultar con un proveedor médico calificado antes de iniciar una terapia nueva.
Interacciones con drogas
En teoría, la creatina puede alterar las actividades de la insulina, particularmente si se administra con carbohidratos. Se deben tomar precauciones si se usa con medicamentos que también pueden alterar el nivel de azúcar en la sangre. Un proveedor médico calificado debe monitorear de cerca a los pacientes que consumen drogas para la diabetes, ya sea por vía oral o insulina. Podría ser necesario ajustar el medicamento.
El uso de creatina con probenecid puede aumentar los niveles de creatina en el cuerpo, lo que produce un mayor número de efectos secundarios.
Se debe evitar el uso de creatina con diuréticos como hidroclorotiazidas o furosemida (Lasix®) debido a los riesgos de deshidratación o alteración en los electrólitos. La posibilidad de una lesión renal puede ser mayor si la creatina se usa con drogas que pueden provocar lesiones renales, como trimetoprima, cimetidina (Tagamet®), las drogas antiinflamatorias como ibuprofeno (Advil®, Motrin®), ciclosporina (Neoral®, Sandimmune®), amicacina, gentamicina o tobramicina.
Es posible que la creatina aumente los efectos de reducción del colesterol de otras drogas que se usan de forma común para disminuir el nivel del colesterol como la lovastatina (Mevacor®).
Estudios realizados en animales reportan que la combinación de creatina y drogas antiinflamatorias no esteroides es más efectiva para reducir la inflamación que cualquier otro agente que se use de forma aislada.
La creatina y la nifedipina, si se usan juntas, pueden aumentar la función cardiaca, aunque las investigaciones en esta área son prematuras.
Interacciones con hierbas y suplementos dietéticos
La creatina puede aumentar el riesgo de efectos adversos, incluida la apoplejía, si se usa con cafeína y belcho. Además, la cafeína puede reducir los efectos benéficos de la creatina durante el ejercicio intermitente intenso.
En teoría, la creatina puede alterar las actividades de la insulina. Se deben tomar precauciones si se usa con hierbas o suplementos que pueden, además, alterar el nivel de azúcar en la sangre. Podría ser necesario controlar los niveles de glucosa en la sangre y ajustar la dosis. Dentro de los eventuales ejemplos de hierbas y suplementos que pueden provocar hipoglicemia, se incluyen las siguientes hierbas: Aloe vera , ginseng americano, arándano, melón amargo, bardana,alholva, aceite de pescado, gimnema, extracto de semilla de castaña de indias, maitake, malvavisco, cardo lechero, panax ginseng, romero, cartílago de tiburón, ginseng siberiano, ortiga mayor y marrubio blanco. Dentro de los agentes que pueden aumentar el nivel de azúcar en la sangre se incluyen los siguientes: arginina, cacao y belcho (si se usa en combinación con la cafeína).
La creatina puede reducir la efectividad de las vitaminas A, D, E y K.
La creatina puede afectar la función del hígado y se debe usar con precaución con hierbas y suplementos hepatotóxicos (agentes causantes de lesiones hepáticas) como seso vegetal, polen de abeja, aceite de abedul, cardo bendito, borraja, té de arbusto, petasita, chaparral, fárfara, consuelda, DHEA, Echinacea purpurea , Echium spp., camedrio, Heliotropium spp., castaña de indias (preparaciones parenterales), Jin-bu-huan (Lycopodium serratum), kava, lobelia, L-tetrahidropalmatina (THP), mate, niacina (vitamina B-3), niacinamida, té de Paraguay, hierba doncella, Plantago lanceolata , orgullo de Madeira, ruda, sasafrás, escutelaria, Senecio spp./hierba cana, hierba de Santiago, cúrcuma/curcumina, Tu-san-chi (Gynura segetum), uva ursi, valeriana y camaleón blanco.
Se debe evitar el uso de la creatina con diuréticos por los riesgos de desequilibrios en los electrolitos. Dentro de las hierbas con posibles efectos diuréticos, se encuentran las siguientes: Alcachofa, apio, barba de maíz, cizaña, diente de león, sauco, cola de caballo, enebrina, kava, alforja, uva ursi y milenrama.
Es posible que la creatina aumente los efectos de reducción del colesterol de hierbas y suplementos que disminuyen el nivel de colesterol como la levadura roja ( Monascus purpureus ).
Metodología
Esta información está basada en una monografía a nivel profesional editada y revisada por colaboradores del Natural Standard Research Collaboration (http://www.naturalstandard.com).: Ethan Basch, MD (Memorial Sloan-Kettering Cancer Center), Stefan Bughi, MD (University of Southern California ), Cynthia Dacey, PharmD (Natural Standard Research Collaboration), Theresa Davies-Heerema, PhD (Boston School of Medicine), Catherine Ulbricht, PharmD (Massachusetts General Hospital), Mamta Vora, PharmD (Natural Standard Research Collaboration).
Metodología
ReferenciasVolver al comienzo

  1. Aaserud, R., Gramvik, P., Olsen, S. R., and Jensen, J. Creatine supplementation delays onset of fatigue during repeated bouts of sprint running. Scand.J Med Sci.Sports 1998;8(5 Pt 1):247-251.
  2. Andrews, R., Greenhaff, P., Curtis, S., Perry, A., and Cowley, A. J. The effect of dietary creatine supplementation on skeletal muscle metabolism in congestive heart failure. Eur.Heart J 1998;19(4):617-622.
  3. Balestrino, M., Lensman, M., Parodi, M., Perasso, L., Rebaudo, R., Melani, R., Polenov, S., and Cupello, A. Role of creatine and phosphocreatine in neuronal protection from anoxic and ischemic damage. Amino.Acids 2002;23(1-3):221-229.
  4. Batley MA, Walton T, Scott DL, and et al. Creatine supplementation in fibromyalgia. ULAR 2002 European Congress of Rheumatology, June 12-15 2002;
  5. Battini, R., Leuzzi, V., Carducci, C., Tosetti, M., Bianchi, M. C., Item, C. B., Stockler-Ipsiroglu, S., and Cioni, G. Creatine depletion in a new case with AGAT deficiency: clinical and genetic study in a large pedigree. Mol.Genet.Metab 2002;77(4):326-331.
  6. Becque, M. D., Lochmann, J. D., and Melrose, D. R. Effects of oral creatine supplementation on muscular strength and body composition. Med Sci.Sports Exerc. 2000;32(3):654-658.
  7. Bemben, M. G., Bemben, D. A., Loftiss, D. D., and Knehans, A. W. Creatine supplementation during resistance training in college football athletes. Med Sci.Sports Exerc. 2001;33(10):1667-1673.
  8. Biwer, C. J., Jensen, R. L., Schmidt, W. D., and Watts, P. B. The effect of creatine on treadmill running with high-intensity intervals. J Strength.Cond.Res 2003;17(3):439-445.
  9. Branch, J. D. Effect of creatine supplementation on body composition and performance: a meta-analysis. Int J Sport Nutr.Exerc.Metab 2003;13(2):198-226.
  10. Brose, A., Parise, G., and Tarnopolsky, M. A. Creatine supplementation enhances isometric strength and body composition improvements following strength exercise training in older adults. J Gerontol A Biol.Sci.Med Sci. 2003;58(1):11-19.
  11. Brudnak, M. A. Creatine: are the benefits worth the risk? Toxicol.Lett. 4-15-2004;150(1):123-130.
  12. Burke, D. G., Chilibeck, P. D., Parise, G., Candow, D. G., Mahoney, D., and Tarnopolsky, M. Effect of creatine and weight training on muscle creatine and performance in vegetarians. Med.Sci.Sports Exerc. 2003;35(11):1946-1955.
  13. Chwalbinska-Moneta, J. Effect of creatine supplementation on aerobic performance and anaerobic capacity in elite rowers in the course of endurance training. Int J Sport Nutr.Exerc.Metab 2003;13(2):173-183.
  14. Delecluse, C., Diels, R., and Goris, M. Effect of creatine supplementation on intermittent sprint running performance in highly trained athletes. J Strength.Cond.Res 2003;17(3):446-454.
  15. Eijnde, B. O., Van Leemputte, M., Goris, M., Labarque, V., Taes, Y., Verbessem, P., Vanhees, L., Ramaekers, M., Vanden Eynde, B., Van Schuylenbergh, R., Dom, R., Richter, E. A., and Hespel, P. Effects of creatine supplementation and exercise training on fitness in men 55-75 yr old. J Appl.Physiol 2003;95(2):818-828.
  16. Fagbemi, O., Kane, K. A., and Parratt, J. R. Creatine phosphate suppresses ventricular arrhythmias resulting from coronary artery ligation. J Cardiovasc.Pharmacol 1982;4(1):53-58.
  17. Farquhar, W. B. and Zambraski, E. J. Effects of creatine use on the athlete’s kidney. Curr.Sports Med Rep 2002;1(2):103-106.
  18. Ferraro, S., Codella, C., Palumbo, F., Desiderio, A., Trimigliozzi, P., Maddalena, G., and Chiariello, M. Hemodynamic effects of creatine phosphate in patients with congestive heart failure: a double-blind comparison trial versus placebo. Clin Cardiol. 1996;19(9):699-703.
  19. Gordon, A., Hultman, E., Kaijser, L., Kristjansson, S., Rolf, C. J., Nyquist, O., and Sylven, C. Creatine supplementation in chronic heart failure increases skeletal muscle creatine phosphate and muscle performance. Cardiovasc.Res 1995;30(3):413-418.
  20. Gotshalk, L. A., Volek, J. S., Staron, R. S., Denegar, C. R., Hagerman, F. C., and Kraemer, W. J. Creatine supplementation improves muscular performance in older men. Med Sci.Sports Exerc. 2002;34(3):537-543.
  21. Green, A. L., Simpson, E. J., Littlewood, J. J., Macdonald, I. A., and Greenhaff, P. L. Carbohydrate ingestion augments creatine retention during creatine feeding in humans. Acta Physiol Scand 1996;158(2):195-202.
  22. Green, A. L., Hultman, E., Macdonald, I. A., Sewell, D. A., and Greenhaff, P. L. Carbohydrate ingestion augments skeletal muscle creatine accumulation during creatine supplementation in humans. Am.J Physiol 1996;271(5 Pt 1):E821-E826.
  23. Greenwood, M., Kreider, R. B., Melton, C., Rasmussen, C., Lancaster, S., Cantler, E., Milnor, P., and Almada, A. Creatine supplementation during college football training does not increase the incidence of cramping or injury. Mol.Cell Biochem. 2003;244(1-2):83-88.
  24. Grindstaff, P. D., Kreider, R., Bishop, R., Wilson, M., Wood, L., Alexander, C., and Almada, A. Effects of creatine supplementation on repetitive sprint performance and body composition in competitive swimmers. Int J Sport Nutr. 1997;7(4):330-346.
  25. Groeneveld, J. G., Veldink, J. H., van, der Tweel, I, Kalmijn, S., Beijer, C., de Visser, M., Wokke, J. H., Franssen, H., and van den Berg, L. H. A randomized sequential trial of creatine in amyotrophic lateral sclerosis. Ann.Neurol. 2003;53(4):437-445.
  26. Haller, C. A., Meier, K. H., and Olson, K. R. Seizures reported in association with use of dietary supplements. Clin Toxicol.(Phila) 2005;43(1):23-30.
  27. Hespel, P., Op’t, Eijnde B., and Van Leemputte, M. Opposite actions of caffeine and creatine on muscle relaxation time in humans. J Appl.Physiol 2002;92(2):513-518.
  28. Hulsemann, J., Manz, F., Wember, T., and Schoch, G.
    [Administration of creatine and creatinine with breast milk and infant milk preparations]
    . Klin.Padiatr. 1987;199(4):292-295.
  29. Izquierdo, M., Ibanez, J., Gonzalez-Badillo, J. J., and Gorostiaga, E. M. Effects of creatine supplementation on muscle power, endurance, and sprint performance. Med Sci.Sports Exerc. 2002;34(2):332-343.
  30. Jacobstein, M. D., Gerken, T. A., Bhat, A. M., and Carlier, P. G. Myocardial protection during ischemia by prior feeding with the creatine analog: cyclocreatine. J Am.Coll.Cardiol. 1989;14(1):246-251.
  31. Jones, A. M., Atter, T., and Georg, K. P. Oral creatine supplementation improves multiple sprint performance in elite ice-hockey players. J Sports Med Phys Fitness 1999;39(3):189-196.
  32. Juhn, M. Popular sports supplements and ergogenic aids. Sports Med. 2003;33(12):921-939.
  33. Kilduff, L. P., Vidakovic, P., Cooney, G., Twycross-Lewis, R., Amuna, P., Parker, M., Paul, L., and Pitsiladis, Y. P. Effects of creatine on isometric bench-press performance in resistance-trained humans. Med Sci.Sports Exerc. 2002;34(7):1176-1183.
  34. Klopstock, T., Querner, V., Schmidt, F., Gekeler, F., Walter, M., Hartard, M., Henning, M., Gasser, T., Pongratz, D., Straube, A., Dieterich, M., and Muller-Felber, W. A placebo-controlled crossover trial of creatine in mitochondrial diseases. Neurology 12-12-2000;55(11):1748-1751.
  35. Komura, K., Hobbiebrunken, E., Wilichowski, E. K., and Hanefeld, F. A. Effectiveness of creatine monohydrate in mitochondrial encephalomyopathies. Pediatr.Neurol. 2003;28(1):53-58.
  36. Koshy, K. M., Griswold, E., and Schneeberger, E. E. Interstitial nephritis in a patient taking creatine. N.Engl J Med 3-11-1999;340(10):814-815.
  37. Kreider, R. B., Ferreira, M., Wilson, M., Grindstaff, P., Plisk, S., Reinardy, J., Cantler, E., and Almada, A. L. Effects of creatine supplementation on body composition, strength, and sprint performance. Med Sci.Sports Exerc. 1998;30(1):73-82.
  38. Kreider, R. B., Melton, C., Rasmussen, C. J., Greenwood, M., Lancaster, S., Cantler, E. C., Milnor, P., and Almada, A. L. Long-term creatine supplementation does not significantly affect clinical markers of health in athletes. Mol.Cell Biochem. 2003;244(1-2):95-104.
  39. Kuehl, K., Goldberg, L., and Elliot, D. Re: Long-term oral creatine supplementation does not impair renal function in healthy athletes. Med Sci.Sports Exerc. 2000;32(1):248-249.
  40. Lawler, J. M., Barnes, W. S., Wu, G., Song, W., and Demaree, S. Direct antioxidant properties of creatine. Biochem.Biophys.Res Commun. 1-11-2002;290(1):47-52.
  41. Lehmkuhl, M., Malone, M., Justice, B., Trone, G., Pistilli, E., Vinci, D., Haff, E. E., Kilgore, J. L., and Haff, G. G. The effects of 8 weeks of creatine monohydrate and glutamine supplementation on body composition and performance measures. J Strength.Cond.Res 2003;17(3):425-438.
  42. Lombardo, J. A. Supplements and athletes. South.Med.J. 2004;97(9):877-879.
  43. Mayhew, D. L., Mayhew, J. L., and Ware, J. S. Effects of long-term creatine supplementation on liver and kidney functions in American college football players. Int J Sport Nutr.Exerc.Metab 2002;12(4):453-460.
  44. Mazzini, L., Balzarini, C., Colombo, R., Mora, G., Pastore, I., De Ambrogio, R., and Caligari, M. Effects of creatine supplementation on exercise performance and muscular strength in amyotrophic lateral sclerosis: preliminary results. J Neurol.Sci. 10-15-2001;191(1-2):139-144.
  45. McNaughton, L. R., Dalton, B., and Tarr, J. The effects of creatine supplementation on high-intensity exercise performance in elite performers. Eur.J Appl.Physiol Occup.Physiol 1998;78(3):236-240.
  46. Mujika, I., Chatard, J. C., Lacoste, L., Barale, F., and Geyssant, A. Creatine supplementation does not improve sprint performance in competitive swimmers. Med Sci.Sports Exerc. 1996;28(11):1435-1441.
  47. Mujika, I., Padilla, S., Ibanez, J., Izquierdo, M., and Gorostiaga, E. Creatine supplementation and sprint performance in soccer players. Med Sci.Sports Exerc. 2000;32(2):518-525.
  48. Newman, J. E., Hargreaves, M., Garnham, A., and Snow, R. J. Effect of creatine ingestion on glucose tolerance and insulin sensitivity in men. Med Sci.Sports Exerc. 2003;35(1):69-74.
  49. O’Reilly, D. S., Carter, R., Bell, E., Hinnie, J., and Galloway, P. J. Exercise to exhaustion in the second-wind phase of exercise in a case of McArdle’s disease with and without creatine supplementation. Scott.Med J 2003;48(2):46-48.
  50. Ostojic, S. M. Creatine supplementation in young soccer players. Int.J.Sport Nutr.Exerc.Metab 2004;14(1):95-103.
  51. Palazzetti, S., Rousseau, A. S., Richard, M. J., Favier, A., and Margaritis, I. Antioxidant supplementation preserves antioxidant response in physical training and low antioxidant intake. Br.J.Nutr. 2004;91(1):91-100.
  52. Peyrebrune, M. C., Nevill, M. E., Donaldson, F. J., and Cosford, D. J. The effects of oral creatine supplementation on performance in single and repeated sprint swimming. J Sports Sci. 1998;16(3):271-279.
  53. Phillips, T., Childs, A. C., Dreon, D. M., Phinney, S., and Leeuwenburgh, C. A dietary supplement attenuates IL-6 and CRP after eccentric exercise in untrained males. Med.Sci.Sports Exerc. 2003;35(12):2032-2037.
  54. Potteiger, J. A., Randall, J. C., Schroeder, C., Magee, L. M., and Hulver, M. W. Elevated Anterior Compartment Pressure in the Leg After Creatine Supplementation: A Controlled Case Report. J Athl.Train. 2001;36(1):85-88.
  55. Preen, D., Dawson, B., Goodman, C., Lawrence, S., Beilby, J., and Ching, S. Effect of creatine loading on long-term sprint exercise performance and metabolism. Med Sci.Sports Exerc. 2001;33(5):814-821.
  56. Robinson, T. M., Sewell, D. A., Casey, A., Steenge, G., and Greenhaff, P. L. Dietary creatine supplementation does not affect some haematological indices, or indices of muscle damage and hepatic and renal function. Br.J Sports Med 2000;34(4):284-288.
  57. Romer, L. M., Barrington, J. P., and Jeukendrup, A. E. Effects of oral creatine supplementation on high intensity, intermittent exercise performance in competitive squash players. Int J Sports Med 2001;22(8):546-552.
  58. Rooney, K. B., Bryson, J. M., Digney, A. L., Rae, C. D., and Thompson, C. H. Creatine supplementation affects glucose homeostasis but not insulin secretion in humans. Ann.Nutr.Metab 2003;47(1):11-15.
  59. Schneider-Gold, C., Beck, M., Wessig, C., George, A., Kele, H., Reiners, K., and Toyka, K. V. Creatine monohydrate in DM2/PROMM: a double-blind placebo-controlled clinical study. Proximal myotonic myopathy. Neurology 2-11-2003;60(3):500-502.
  60. Schroeder, C., Potteiger, J., Randall, J., Jacobsen, D., Magee, L., Benedict, S., and Hulver, M. The effects of creatine dietary supplementation on anterior compartment pressure in the lower leg during rest and following exercise. Clin J Sport Med 2001;11(2):87-95.
  61. Skare, O. C., Skadberg, and Wisnes, A. R. Creatine supplementation improves sprint performance in male sprinters. Scand.J Med Sci.Sports 2001;11(2):96-102.
  62. Tarnopolsky, M. and Martin, J. Creatine monohydrate increases strength in patients with neuromuscular disease. Neurology 3-10-1999;52(4):854-857.
  63. Vandenberghe, K., Gillis, N., Van Leemputte, M., Van Hecke, P., Vanstapel, F., and Hespel, P. Caffeine counteracts the ergogenic action of muscle creatine loading. J Appl.Physiol 1996;80(2):452-457.
  64. Volek, J. S., Ratamess, N. A., Rubin, M. R., Gomez, A. L., French, D. N., McGuigan, M. M., Scheett, T. P., Sharman, M. J., Hakkinen, K., and Kraemer, W. J. The effects of creatine supplementation on muscular performance and body composition responses to short-term resistance training overreaching. Eur.J.Appl.Physiol 2004;91(5-6):628-637.
  65. Vorgerd, M., Zange, J., Kley, R., Grehl, T., Husing, A., Jager, M., Muller, K., Schroder, R., Mortier, W., Fabian, K., Malin, J. P., and Luttmann, A. Effect of high-dose creatine therapy on symptoms of exercise intolerance in McArdle disease: Double-blind, placebo-controlled crossover study. Arch Neurol 2002;59(1):97-101.
  66. Yoshizumi, W. M. and Tsourounis, C. Effects of creatine supplementation on renal function. J.Herb.Pharmacother. 2004;4(1):1-7.

Activando Post depues de 2 Años o.O .
E Aqui de nuevo nutriendo al foro con antiguos post perdidos entre el foro xD.