La verdad sobre la L-Carnitina

Sinceramente, en ocasiones creo que debería crear una sección que se titulara “Historia del Timo”. Solamente con la actualidad de la industria de la suplementacion, podríamos poner en ridículo los Slogans de mas de una compañía (a ver… a cuantos se les ha venido ya el mismo nombre a la cabeza…). Pero el escribir acerca de la L-carnitina y hacer este tipo de introducción viene no solo por ser uno de los grandes “inventos” de la década pasada (al menos lo ha sido para generar ingresos), sino porque además, es algo que hoy por hoy parece estar aun en el desconocimiento de la gente, razón por la cual me veo mas que obligado a tratarlo aquí, le pese a quien le pese (para eso estamos en un país libre ¿no?).

Bueno, a lo que vamos: a grandes rasgos, la L-Carnitina es conocido en la conciencia deportiva y social en general como “agente quemagrasas”, siendo añadido a bebidas para perdida de peso, vendido como suplemento aislado para este fin… y casi que faltó que lo añadiesen a los yogurts efecto bifidus (si, esto ha sido sarcasmo). Se dice que “saca” las grasas de sus depósitos para “quemarlas” durante el ejercicio, y esto es mantenido hoy día por incluso aquellos que dicen conocer la nutrición deportiva. Vamos por partes.

De entrada, su consideración: se la conoce como un aminoácido (e incluso yo mismo lo he visto así reflejado en las etiquetas de muchos suplementos), siendo esto falso. Se trata de una sustancia del grupo de los Vitaminoides - sustancias con funciones esenciales, pero que no poseen acciones catalizadoras-. Se sintetiza en el cuerpo, en el hígado y riñones, a partir de la lisina y metionina. Como a estas alturas, mas de uno ya estará tachándome de excesivamente técnico, voy primero a exponer todo esto con una metáfora que suelo usar con mis alumnos, para que luego quien quiera seguir ahondando en la explicación siga con el fundamento químico y fisiológico de lo que voy a exponer.

Partamos de la base: tenemos una sustancia que supuestamente, saca las grasas de los depósitos y hace que sean usados como fuente de energía. Imaginad ahora un supermercado en el cual, los empleados de este están junto a las estanterías recogiendo botes de los estantes. Por los pasillos hay compradores con sus carros, que toman los botes cuando los empleados los cogen, los echan al carrito y se van a las cajas registradoras, los dejan en estas y se vuelven a los pasillos para coger mas. Ahora responded a una pregunta… ¿El hecho de que haya mas compradores con carro hará que mas botes lleguen a las cajas… si no se aumenta el numero de empleados que los cogen de las estanterías?, ¿Y en este caso, un exceso de compradores no solo haría mas difícil la labor de los empleados sino además el transporte por los pasillos?.

A estas alturas mas de uno debe ir encaminado ya. La L-carnitina se encarga solamente del transporte de los ácidos grasos (carritos), sin tener ninguna influencia en cogerlos de los estantes, función que corresponde a los empleados (Acetil Coenzima A). tras esto los llevan a las cajas (mitocondrias) y se van, sin que tengan tampoco ninguna acción en la quema de estas. Desempeña una función únicamente de transporte, y sus niveles se encuentran regulados internamente de forma que siempre se disponen de niveles mas que suficientes, pues no se gasta carnitina durante este proceso, tan solo un 6%, valor que es rápidamente regenerable por los sistemas corporales metabólicos.

Para quien quiera ahondar un poco mas en el proceso químico, lo expongo a continuación en 6 pasos sencillos, los necesarios para la Beta oxidación o quema de ácidos grasos:

  1. Estimulación de la Lipólisis. Se sabe que la carnitina no aumenta la movilización de las grasas, con lo que no ha lugar a plantearse su presencia, dado que no hay motivo que lo justifique.
  2. Activación de los ácidos grasos. Con HsCoA (Hodroxiacetilcoenzima A) y por medio de la AcetilCoA sintetasa, se forma el acetilCoA. Tampoco aquí tiene papel alguno.
  3. Transporte de los ácidos grasos hasta la pared de la mitocondria. Aquí si es necesaria la presencia de carnitina.
  4. Entrada en la mitocondria de los acetilCoA. El acetilcoenzimatransferasa I, se une al acetilCoA y lo introduce en las mitocondrias. En este punto, para introducir los ácidos grasos activados que llegan, también ha de contarse con carnitina suficiente, pero no más, porque a la mitocondria no van a ingresar más que los acetilCoA disponibles.
  5. Transferencia del acilo al HSoA mitocondrial. Interviene el acetilcarnitin-transferasa II. Resulta evidente que en este punto, un aumento de carnitina no tiene significado alguno, habida cuenta de que existen los mismos ácidos grasos que existían anteriormente.
  6. Beta-oxidación propiamente dicha, con la formación final de acetilCoA, que entra en el ciclo de Krebs para la formación de ATP

Le duela a quien le duela, esta mas que demostrado que nuestra amada carnitina no va a hacer nada por disminuir los depósitos de grasa corporales. Tendría algún tipo de fundamento en dietas no hipocalóricas y restrictivas, sino mas bien en el ayuno. Si lo trasladamos al marco del culturismo, los dos aminoácidos a partir de los cuales se sintetizan no faltan en la dieta de ningún culturista, ni siquiera estando en competición, cuando el aporte proteico si cabe es mucho mas alto. Podría ser aconsejable en algunos casos en vegetarianos o personas con grandes déficit y deficiencias proteicas en la alimentación, así como en personas que, por razones anormales y patológicas, estuvieran los niveles anormalmente bajos, algo que en el campo que nos ocupa no suele ser nada corriente. Un ultimo dato científico: al no estimular la lipólisis, no es la responsable de la movilización sino del transporte, y los ácidos grasos con menos de 12 átomos de carbono, no la necesitan.

Pero claro, siempre será mucho mejor seguir en el desconocimiento para quienes con publicidad machacante, nos la sigan queriendo meter por los ojos. Aquí tenéis la información. El resto ya es cosa de cada uno. Salud y buen entrenamiento