Los diureticos parte II

Los diuréticos mas potentes se prescriben en los casos que revisten aun mayor gravedad, como fallo cardiaco, trastornos renales y cirrosis hepática. El fin de esas sustancias es el de mantener el equilibrio de fluidos y, por lo tanto, de los electrolitos. En la mayoría de los casos, los pacientes se hayan hospitalizados y los médicos controlan constantemente los niveles de electrolitos mediante análisis de sangre que se efectúan durante la terapia diurética. Si es preciso que profesionales cualificados controlen a los pacientes a los que se les administran diuréticos debido a que pueden producirse alteraciones peligrosas en el equilibrio de los electrolitos, ¿qué hace pensar a los culturistas que consumir diuréticos no entraña riesgo? Los electrolitos guardan una proporción precisa y delicada. Desconocer los problemas que pueden aparecer implica desconocer el modo de solucionarlos cuando surgen. Los culturistas que usan diuréticos deberían tener siempre presente que toman dichos fármacos para fines diferentes para os que están destinados. Antes de una competición, los culturistas no se encuentran en estado edematoso y no deberían medicarse como si así fuera. Los diuréticos no compensan la falta de disciplina en el seguimiento de la dieta.

Lo cierto e que si un culturista no esta en forma la semana previa a un campeonato, el abuso de diuréticos no solo será inútil, sino que además, agravaría el problema. La idea de que un atleta no puede prepararse para una competición si el uso de diuréticos es una falacia perpetuada por gurus e interiorizada por atletas faltos de conocimientos. Sin embargo, los atletas que se presentan mas definidos son los que nunca parecer sufrir calambres o deben abandonar el escenario por problemas relacionados con los electrolitos. 

Los diuréticos ejercen una gran influencia sobre los electrolitos, de los que dependen los problemas de salud y rendimiento de los culturistas. La posibilidad de experimentar calambres musculares esta relacionada con la acidez y la concentración en suero de sodio, el calcio, el magnesio y el potasio. Cuanto mas baja es la cantidad de estas variables, mayor es la posibilidad de sufrir calambres y de que aumente su gravedad. Esta enfermedad se conoce como hipovolemia (bajo nivel sanguíneo y bajo nivel de electrolitos en suero) y es frecuente entre los culturistas de precompeticion. En algunas ocasiones, la disminución de las calorías que se ingieren pueden causar un descenso de la presión sanguínea, al igual que ocurre si se consume una cantidad reducida de sodio o si se bebe mucha agua. Cualquiera de estos factores puede producir hipovolemia, sobre todo si se toma un fuerte diurético. Los culturistas sensatos complementan su dieta con calcio, magnesio y sodio mediante un elevado consumo de sodio... si, un elevado consumo de sodio, nada de suplementos de potasio. Algunos de los efectos mas graves de los diuréticos guardan relación con la ingesta de potasio. Un nivel elevado de concentración de potasio en suero es tan peligroso para la vida como una concentración baja. La existencia de un nivel irregularmente elevado de este mineral recibe el nombre de hipercalcemia, y puede producir un paro cardiaco; como veremos después, si un atleta toma un diurético que aumenta el nivel de potasio y complementa su dieta con una cantidad extra de este mineral, como Slow – K (un liberador de potasio que precisa receta medica), podría enfrentarse con una muerte instantánea. Una de las causas mas probables de la muerte de Momo Benaziza podría ser la hipercalcemia. Su corazón dejó de latir. 

**Clasificación de los diuréticos**

La practica mayoría de los diuréticos que usan los atletas se dividen en tres categorías: los que elevan el nivel de potasio, los del grupo de los tiacidos y los diuréticos suaves. El modo en que cada uno altera el perfil de los electrolitos sanguíneos es ligeramente diferente y, por tanto, también son diferentes los problemas que pueden aparecer. Los riesgos pueden predecirse y reducirse si se conocen el tipo de diuréticos que se están consumiendo y los efectos metabólicos de la dieta. Sin embargo a veces no resulta fácil, lo cual no es de extrañar si se tiene en cuenta que los profesionales de la salud llevan un control constante de los pacientes a los que se administra diuréticos por si se produjera un cambio peligroso en el nivel de los electrolitos. Además, estas alteraciones pueden ocasionar un efecto domino y causar otros trastornos. Estos son algunos de los efectos secundarios que tienen en común los tres tipos de diuréticos: 

· Entumecimiento 

· Palpitaciones 

· Hormigueo 

· Calambres musculares 

· Mareos 

Nos detendremos en las consecuencias mas adelante, pero lo importante es que, a diferencia de otros fármacos, los efectos secundarios de los diuréticos en indicativos de complicaciones mas graves que aparecerán en un futuro cercano, complicaciones que puede como mínimo, comprometer la salud inmediata y a largo plazo y, en el peor de los casos, poner en peligro la vida del atleta. No obstante, para el fin de este articulo, destinado a informar a los lectores, prefiero proporcionar una visión global de estos fármacos en lugar de ir saltando en las diferentes categorías. 

**Diuréticos que elevan el nivel de potasio**

Pese a que técnicamente no se consideran diuréticos, este tipo de fármacos suele prescribirse en los mismos casos. Aldactone (Spironolactona) Dyremiun (Triantereno) son ejemplos de diuréticos que elevan el nivel de potasio. Los fármacos de este grupo reciben también el nombre de antagonistas de la aldosterona. La aldosterona es una hormona que se libera en situaciones de tensión y que produce un aumento en la excreción de potasio y una reducción de la de sodio y agua. Puesto que los efectos de esta familia de fármacos son opuestos a los de la aldosterona, el potasio se conserva y el sodio y el agua se eliminan. Comparados con otros grupos de diuréticos, os de este e consideran los mas suaves; en algunos casos, se receta Aldactone a algunas mujeres para controlar las hinchazón que se les produce durante su ciclo menstrual. Sin embargo, la mayoría de los atletas no sabe utilizar este tipo de fármacos de un modo seguro y por tanto, pese a ser suaves, pueden convertirse en bastante peligrosos. Este tipo de fármacos puede causar hiponatremia, o agravarla. Esta enfermedad esta causada por un nivel de sodio en plasma peligrosamente bajo; los culturistas que limitan su ingesta de sodio y toman este tipo de diuréticos, además de restringir la ingesta de líquidos podrá verse muy bien en una situación muy arriesgada. 

Puesto que la mayoría de los culturistas reducen de una manera innecesaria el consumo de sodio antes de una competición, esta situación es mas una regla que una excepción. Con frecuencia, hacer caso omiso a las recomendaciones de reducir la ingesta de sodio mientras se usan diuréticos, acarrean mareos, confusión, debilidad, temblores... los atletas que reducen de manera radical la cantidad de carbohidratos antes de una competición pueden exacerbar el problema al contribuir a un descenso peligroso de la tensión sanguínea. Entre los síntomas clásicos se encuentran la perdida de la conciencia, p peor, la perdida de la conciencia ocasionada solo al ponerse en pie, lo que se conoce con el nombre de hipotension ortoestatica. Son numerosos los culturistas que no saben que se encuentran en ese estado debido a las reacciones de sodio y carbohidratos. La adición de un diurético a la preparación de estos culturistas lleva la situación a un nivel aun mas peligroso. 

Solo hemos abordado la cara de la moneda relacionada con el sodio en lo tocante a los diuréticos que preservan el potasio. Este mineral en si mismo, el potasio, posee en si mismo una gran capacidad para causar problemas graves. Se advierte a los pacientes que no deben tomar ningún suplemento de potasio cuando esten tomando este tipo de fármacos. Con frecuencia, incluso una dieta rica en potasio puede producir hipercalcemia y provoca irregularidades cardiacas potencialmente mortales cuando se esta bajo terapia de estos fármacos. Cabe destacar, que en personas propensas al desarrollo de esta enfermedad, la hipercalcemia puede aparecer sin necesidad de tomar un suplemento de sodio. Así, los culturistas que intentan seguir la lógica tradicional, por errónea, de sus temerarios compatriotas y toman suplementos de potasio y restringen el consumo de sodio, se dirigen al desastre, a pesar de combinar esta practica con el que se conoce como tipo de diuréticos menos peligrosos. Las personas que, por circunstancias genéticas, son mas propensos a sufrir esta enfermedad y que además, son culturistas, podrían descubrirlo por las malas. Incluso de no producirse el caso mas grave, resultaría difícil que un culturista compitiera cómodamente mientras sufre alguno de estos síntomas. 

Asimismo, los bioquímicos mas destacados en el campo de los diuréticos opinan que el clembuterol puede aumentar los problemas de las personas que utilizan este tipo e . fármacos. Consideran que el clembiterol puede provocar la salida celular del potasio, razón por la cual son numerosos los culturistas que experimentan intensos calambres musculares. Lo que es mas importante, el potasio que se encuentra en la célula incrementa el nivel en plasma de este mineral. Si a esto se suman los diuréticos de este grupo, el riesgo de sufrir hipercalcemia se dispara. No es mas que otro ejemplo de los problemas a los que pueden enfrentarse los culturistas que se medican y desconocen los efectos metabólicos de los fármacos. En algunos casos, las contraindicaciones solo implican efectos secundarios molestos, pero también pueden ocasionar una tragedia. Entre los primeros síntomas de la hipecalcemia, se encuentran calambres intensos, palpitaciones, angina de pecho (dolores de pecho o en el corazón) y debilidad. Las personas que tomen este tipo de diuréticos y experimenten estos síntomas deben acudir a un hospital inmediatamente. 

**Tiacidas.**

En las terapias diuréticas mas intensas se encuentra el grupo de los fármacos denominados tiacidas. Dos ellos son la hidroclorotiazida, que se comercializa con diferentes nombre comerciales, y el diazida, una combinación de hidroclorotiazida y un diurético que eleva el nivel de potasio. Por lo general, se usa una mezcla de dos diuréticos para tratar los casos mas graves, aunque ello supone un aumento del riesgo de sufrir efectos secundarios no deseados y otros problemas de salud. Convertirse en un discípulo de la filosofía del mas es mejor que prevalece en culturismo y pensar: “dos diuréticos en una sola píldora” es una tontería. Los fármacos de esta familia suelen prescribirse en casos graves de edemas asociados con fallos cardiacos y renales y cirrosis. La influencia que ejercen en los electrolitos es superior a la de los diuréticos que eleven el nivel de concentración de potasio, excepto en el aumento e los efectos. Puesto que estos fármacos también reducen el potasio, la hipokalemia se convierte en un riesgo real. Esta afección puede causar enfermedades renales, debilidad muscular, parálisis de os músculos encargados de controlar la respiración y arritmia. Por esta razón, un elevado numero de fabricantes ha decidido añadir a esos fármacos un diurético que aumente el nivel de potasio. Recordad que administrar fármacos a personas por motivos médicos es completamente diferente a los fines de un culturista; las tiacidas son un claro ejemplo. Del mimo modo, las dosis superiores a las recomendadas por los médicos apenas suponen un aumento de la eficacia, aunque si unos efectos mas pronunciados. La combinación de un nivel bajo de potasio y una gran perdida de magnesio (algunas personas consideran que también de cloruro), el resultado de esos fármacos puede producir graves molestias musculares. Por alguna razón desconocida, esos fármacos también causan una reabsorción del calcio, lo que puede originar un nivel excesivo de este mineral en el cuerpo; tanto el calcio como el magnesio son necesarios para evitar los calambres intensos. Desequilibrar la delicada proporción de estos minerales suele ser el motivo por el cual numerosos culturistas sufren calambres tras duras sesiones de entrenamiento. 

La terapia sustitutiva de sodio es el tratamiento que se aplica en casos de reacciones adversas extremas. Un gran numero de culturistas mal informados se han visto en el hospital con soluciones salinas intravenosas tras un grave episodio de diuréticos. Resulta curioso ver como estos culturistas se quejan de que sus venas desaparecen y de que están planos cuando utilizan los diuréticos para comprobar que recuperan la vascularidad cuando son sometidos a la terapia sustitutiva de sodio. ¿Ha caído ya alguien en la cuenta? Mantened el consumo de sodio elevado durante todo el año, incluida la fase de precompeticion, sobre todo si insistís en utilizar diuréticos. No solo es mas seguro y mas sano, sino que constituye una ventaja estética. 

**Diuréticos rápidos**

No existe una buena razón por la que los atletas necesiten del uso de los fármacos de esta familia... ¿Por qué son estos fármacos los mas populares entre los culturistas? Existen muchos culturistas extremistas; creen que los fármacos mas potentes son automáticamente, los que mejor funcionan. Por desgracia, personas que se consideran expertas han formulado criticas positivas y han reforzado la creencia de esos culturistas. Este tipo de diuréticos han causado mas viajes al hospital y episodios violentos que los otros dos juntos. No he visto nunca que este tipo de fármacos ejerzan un efecto positivo en los culturistas, y los que han tenido la suerte de escapar a sus consecuencias siempre se arrepentirán de haberlos utilizado. Todos coinciden en que con el uso de estas sustancias, el estado de su físico empeoro en vez de mejorar. 

Los diuréticos rápidos son de corta duración, y los mas potentes. Entre ellos, se encuentra la furosemida (mas conocido como lasix) y sus análogos, como la bumetadina y la piretanida. Incluso los fármacos mas fuertes de esta familia, que se utilizan en los caballos de carreras, se han hecho de un hueco en el arsenal químico de los culturistas. Claro esta que se trata de un error colosal. Estos fármacos son idénticos a todos los efectos a las tiazidas, pero de efectos superiores. Sin embargo, a diferencia de los tiazidos, los diuréticos de esta familia causan una considerable perdida de calcio y cambios espectaculares en el equilibrio de los fluidos. Estos fármacos, los diuréticos mas potentes, solo se prescriben para tratar las enfermedades mas graves y peligrosas. Los casos mas graves de un nivel excesivamente bajo de electrolitos se producen con las dosis mas elevadas y el consumo reducido de sodio. Los primeros síntomas son calambres intensos que suelen iniciarse en las piernas; los atletas que utilizan estos fármacos y experimentan estos síntomas, deben considerar una señal de emergencia e interrumpir su eso de inmediato. 

La gran perdida de calcio y magnesio que produce este tipo de diuréticos llevan a calambres mas intensos que los que se sienten con otros grupos de estos fármacos. No obstante, los calambres son solo una señal de que las consecuencias mas graves están por llegar. Un nivel bajo de calcio puede ocasionar tetanos muscular, afección n la que se produce la contracción, el bloqueo y hasta el desgarramiento de los músculos. El calcio es tan importante que solo el 1% se encuentra en la corriente sanguínea, mientras que el 99% restante se almacena en los huesos para contribuir al delicado equilibrio. El calcio puede considerarse el patriarca de todos los electrolitos y, de darse un caso de hipocalcemia, pueden darse una serie de circunstancias que pueden llegar a poner en peligro la vida. 

Puesto que los agentes rápidos causan una perdida indiscriminada de todos los electrolitos, cabe la posibilidad de que se cree una situación de peligro con el descenso del nivel de cualquier sustancia. Debido a la potencia y a la rapidez de la acción de estas sustancias, que afectan a todos los electrolitos tanto directamente como indirectamente, puede producirse una disminución radical de la presión sanguínea. De no recibir atención medica, la reducción del volumen sanguíneo podría causar un colapso circulatorio. Esta es otra de las razones por la cual los atletas deberían mantener un consumo elevado de sodio durante la precompeticion, en especial los que usan agentes rápidos. De igual modo, estos agentes pueden ocasionar una reducción del nivel de electrolitos tanto dentro como fuera de las células musculares, lo que crea unos músculos mas pequeños y mas planos, que no responden de la manera adecuada a las cargas de carbohidratos o grasa porque el equilibrio de los electrolitos y el proceso metabólico se han visto afectados. 

Con frecuencia, con imprudencia y sin necesidad, los atletas mezclan los agentes rápidos con otros tipos de diuréticos; claro esta que esto aumenta la posibilidad de que se produzcan complicaciones nefastas. Lo que se piensa es que, puesto que el atleta esta tomando mas de un diurético, no necesita tomar mucha cantidad de uno de ellos en particular y que, por lo tanto, no tiene por que sufrir consecuencias graves. En el mejor de los casos, se trata de una ilusión óptica, y en el peor, de una tragedia. Recordad que dosis muy bajas de tiacidas eran eficaces incluso por necesidades medicas. Así, combinar los agentes rápidos con otros diuréticos carece de lógica, ya que se obtienen resultados con dosis bajas. The Physician Desk Reference señala claramente que si se combinan agentes rápidos con otros diuréticos, se debe reducir la dosis del otro fármaco al menos un 50% con objeto de impedir una reducción radical de la presión sanguínea. Si se produce un descenso de la presión sanguínea, se debe interrumpir el consumo de diuréticos para evitar consecuencias graves. 

Los agentes rápidos son completamente innecesarios para los culturistas en la fase de precompeticion. Como mucho, se consigue un físico plano y blando debido a la falta de electrolitos; en el peor de los casos, pueden aparecer reacciones graves y peligrosas para la salud. Que los deportistas piensen que los fármacos mas fuertes son mejores no quiere decir que sea cierto, y en el caso de los agentes rápidos, se trata de un absurdo. 

**Conclusión**

Se dice que aunque 50 millones de personas creen en algo absurdo, eso sigue siendo absurdo. La comunidad culturista debe tenerlo en cuenta en lo tocante a los diuréticos. Con demasiada frecuencia, los culturistas siguen unas ideas solo porque son tradicionales –tengan o no una base científica-. Aplicar este principio al consumo de diuréticos no solo es una estupidez, sino que cuesta vidas. Cuando los culturistas buscan consejo, suelen ponerse en manos del guru de su gimnasio. Este tipo de brujo hechicero existe en todos los gimnasios del mundo, y por lo general, reparte consejos insensatos a todos lo bastante bobos para escuchar. Los culturistas deben ser conscientes de que reciben consejos. Muchos de esos gurus tratan de convencerse a si mismos de lo que dicen tanto como de convencer a los demás. Interiormente, confían en que sus consejos surtan efecto par poder atribuirse la gloria. 

Eso no quiere decir que existan profesionales cualificados; se trata de advertir a los atletas en quien deben confiar. Un buen preparador debe enseñar a un culturista todo lo que necesita saber para ganar masa muscular, aumentar a fuerza y prepararse para una competición. Un buen preparador no debe confiar en atajos como los diuréticos; retener 4 o 5 kilos de liquido es para ser consciente de que aun les sobra peso.