Reflexología y alimentación

Reflexología y alimentación

La reflexología puede ayudar a aliviar una serie de trastornos. En esta sección se describen los métodos de trabajo así como las indicaciones específicas y las zonas del cuerpo en que debe concentrarse el tratamiento según la dolencia. También incluye consejos alimentarios.

Por ejemplo, la reflexología puede aliviar las lesiones por tensión repetitiva provocadas por el uso habitual del teclado de la computadora.

Y también es beneficiosa para la rigidez muscular y los dolores reumáticos.
Incluso puede aliviar los problemas respiratorios provocados por la contaminación.
Las preocupaciones, el estrés y la ansiedad son causas de buena parte de nuestros problemas de salud actuales. Orientar la mente en dirección positiva y seguir hábitos saludables tiene una influencia extraordinaria en el estado general de salud de nuestro cuerpo.
La principal preocupación de los reflexólogos consiste en determinar la posible existencia de desequilibrios de energía en los canales energéticos. Al trabajar y estimular el punto reflejo correspondiente al problema en cuestión, se suele experimentar un alivio del dolor, aunque dicho punto esté alejado de la parte del cuerpo y órgano afectado.

Como en la acupuntura, en reflexología se considera que al trabajar los puntos reflejos se provoca la liberación de endorfinas, lo cual conlleva un equilibrio de las fuerzas.
(en otras notas de esta sección encontrará técnicas de reflexología para cada zona del cuerpo)
Conjuntamente con la reflexología no hay que descuidar la alimentación. Hay que evitar alimentos poco nutritivos o ricos en grasa. Recuerde ara sentirnos bien tenemos que comer bien.
Fuente: Reflexología, Beryl Crane, Ed. Konemann