Sólo algunos quesos...

Sólo algunos quesos…

Cuando se trata de elegir una alimentación adecuada existen muchos mitos dando vueltas y más si se habla de quesos. A continuación develaremos algunas verdades.

Ante todo es importante aclarar que todos los quesos poseen grasas, lo que ocurre es que algunos poseen más que otros. Por eso, algunos se recomiendan más que otros. Incluso en algunas dietas restricitivas bajas en grasas o cero por ciento grasas los quesos están terminantemente prohibidos.
En caso de llevar una vida fitness, con una dieta baja en grasas, la ingesta de quesos está permitida pero en muy bajas proporciones. En todo caso si tiene que elegir un queso para comer prefiera los que comentamos a continuación:
Mozzarella: es uno de los quesos más populares, suaves y fáciles de comer ya que se puede preparar cocida agregándola a cualquier plato (pastas, carnes, pescados, budines) o cruda en ensaladas o arroces. La ventaja que posee es que tiene una estructura suave, por eso se utiliza tanto cruda como cocida. Su color suele amarillo muy claro, casi blanco y su consistencia no es cremosa, sino más bien sólida.
Una de las preparaciones típicas es la ensalada caprese que consiste en mezclar cubos de tomate fresco, hojas de albahaca fresca y dados de muzzarella. Toda esta preparación fácil y práctica puede rociarse con oliva y espolvorearse con sal.

Este queso posee aproximadamente 258 calorías cada 100 gramos, 18 gramos de proteínas, 1,5 gramos de hidratos de carbono, 20 gramos de grasas, 400 mg de calcio y 300 mg de fósforo.
Ricotta: es hermana del requesón, es un queso de tipo grumoso, de color muy blanco y consistencia medio arenosa, suele venderse sin sal, pudiéndose utilizar en comidas dulces o saladas. Se elabora a través de la coagulación de las proteínas del suero de la leche.
Sirve tanto para untar galletas y tostadas, como para preparar tartas, tortas, y rellenos de comidas (pastas, carnes, budines, etc). También puede mezclarse con gelatina de frutas y hacer postres bajos en calorías y ricos en calcio y proteínas.

Posee alrededor de 146 calorías cada 100 gramos, 8 gramos de proteínas, 3,8 gramos de hidratos de carbono, 11 gramos de grasas, 420 mg de calcio y 225 mg de fósforo.

Mascarpone: este queso se ha puesto de moda en los últimos tiempos debido a que suele utilizarse en la preparación de postres de origen italiano como el tiramisu. Es de tipo cremoso y blando, muy similar al queso crema, pero de sabor diferente. Es muy bueno para untar y para preparar comidas o salsas. Debido a su sabor y consistencia es un excelente sustituto de la manteca y la crema, y es óptimo para quienes gustan de ellos pero por realizar dietas bajas en calorías no pueden consumirlos.

Su información nutricional es: 434 calorías cada 100 gramos, 4,9 gramos de proteínas, 4,5 gramos de hidratos de carbono, 44 gramos de grasas, 150 mg de calcio y 97 mg de fósforo.

Recuerde que no todos los quesos son iguales y que hay algunos con menor contenido graso y por ende más convenientes para usted si lo que desea es disminuir de peso. El queso es una fuente muy importante de calcio, proteínas y vitaminas, y un alimento muy importante tanto para deportistas como para cualquier tipo de persona. Tenga en cuenta que lo ideal es leer la información nutricional de cada producto que lleva para, de ese modo saber qué es lo que está consumiendo.