Tips para dejar de fumar

Quiero dejar de fumar


Abandonar el hábito del cigarro es, en muchas ocasiones, un próposito de año nuevo que se va diluyendo por lo complicado que puede resultar. Conozca algunas técnicas que pueden ayudar a decirle adiós a la nicotina.

Es posible dejar de fumar si la voluntad por tener una mejor salud realmente existe

Las consecuencias del consumo del cigarrillo han sido ampliamente documentadas por múltiples medios, e incluso, por las propias tabacaleras que desde hace décadas advierten de los daños a la salud que este producto ocasiona tanto en el fumador primario como en aquel que percibe el humo.

Como ya es conocido, entre las consecuencias del uso prolongado del cigarro están el cáncer de pulmón, las enfermedades del corazón, la caída del cabello y la debilidad capilar, la gingivitis, entre otras muchas dolencias que se derivan de este mal hábito.

Pese a todo lo que se ha investigado y expuesto acerca del tabaquismo, el consumo se mantiene latente. La Organización Mundial de la Salud en su más reciente estudio determinó que la adicción al cigarro comienza, en promedio, a los 13 años de edad, por lo que durante la adultez joven (a partir de los 30 años) comienzan a manifestarse los síntomas de diversas enfermedades, como las del corazón y los pulmones. Por estas y muchas otras razones -entre las que se cuentan las estéticas, las sociales y las económicas- los fumadores deciden tratar dejar el cigarrillo. No obstante, esta tarea se hace realmente difícil al no tener las herramientas suficientes para abandonar este hábito. Sin embargo, hoy día existen tratamientos médicos y terapias alternativas que pueden ayudar a concretar la renuncia definitiva a la nicotina.

Preparados… listos… ¡Fuera!
Para comenzar la salida de cualquier mal hábito se debe tener en cuenta que es una decisión personal que depende de la voluntad y la responsabilidad del individuo. El grado de renuncia es un acuerdo que se realiza con uno mismo.

De igual forma, hay que considerar que cada terapia depende de un proceso que puede tomar meses. Es decir, los tratamientos que proponen los expertos no son milagros que de un día a otro eliminará la adicción. Es un lapso que requiere de paciencia y perseverancia para lograr un mejor estado de salud, y por ello es necesario estar preparado. Se recomienda:

  • No comprar más cigarros.

  • Fumar al menos dos cigarrillos menos diariamente. Ir rebajando el consumo de manera progresiva hasta que sea permanente, es lo ideal.

  • Cuando sienta deseos de fumar, espere cinco minutos y piense en los efectos que genera el tabaco en su cuerpo.

  • No fumar en casa. Si percibe que no puede, pues salga a caminar. Hacer deporte, leer o jugar algún juego de video desvía el pensamiento.

  • Evite sitios donde hayan muchos fumadores como bares, tascas, discotecas, etc.

  • Comuníquele a su familia y amigos que está decidido a dejar de fumar. La idea es que ellos lo apoyen y busquen la forma de que usted se sienta mejor.

  • Hable con su médico acerca del deseo de dejar de fumar. Él seguramente conocerá medicinas u otros profesionales que puedan ayudarle en su deseo.

  • Manténgase ocupado. Busque nuevos hobbies o actividades.

  • Tome jugos de frutas naturales y agua. Esto limpiará su organismo de las toxinas generadas por la nicotina.

  • Elija un día para dejar de fumar totalmente y cumpla con el cronograma.
    **
    El sustituto**
    Actualmente existen varios productos en el mercado especialmente formulados como tratamientos de reemplazo de la nicotina. A pesar de que la mayoría tienen venta libre, es mucho mejor si un profesional de la medicina hace la recomendación apropiada según el caso.

Estos tratamientos actúan para sustituir el volumen de la nicotina que está ausente por la disminución de cigarrillo, pero sin las sustancias que la hacen aún más nociva.

Dentro de este tipo de terapias los más reconocidos son los parches, los cuales contienen nicotina que es absorbida por el paciente a través de la piel. Estos permanecen adheridos al cuerpo por algunas horas.

Los chicles de nicotina también son bastante populares entre los que desean pasar a ser “ex fumadores”. Cada vez que se siente el impulso de fumar, se sustituye por una goma de mascar cuyo contenido alcanza hasta los 4 miligramos de nicotina.

También hoy están muy de moda los aerosoles nasales y los inhaladores. El primero se coloca directamente sobre las fosas nasales controlando la ansiedad de manera inmediata. Este tipo de sustituto es recomendado para los fumadores más adictos. Este producto tiene algunas contraindicaciones como que no puede ser utilizado por asmáticos o por personas con problemas de rinitis.

Los inhaladores se sostienen con los dedos cerca o dentro de la boca. Cuando este se aspira, el contenido se transforma en vapor.

Igualmente, se comercializan comprimidos específicos que deben ser recetados por un especialista ya que ocasionan fuertes efectos colaterales en personas que tienen enfermedades convulsivas, afecciones hepáticas y trastornos mentales. El producto se conoce con el nombre genérico hidrocloruro de bucoropión. El tratamiento debe ser administrado entre 7 y 9 semanas. Si durante este tiempo la necesidad de consumir tabaco persiste, deberá ser abandonado de manera gradual la ingesta del tratamiento y probar otra opción.

Ayudas tecnológicas
La tecnología también se pone al servicio de los que están programando dejar de fumar y empezar a llevar un vida más saludable. Mutual Cyclops, empresa dedicada al mundo de la seguridad industrial ha creado “Tu puedes”, un programa interactivo de seis meses de duración que impulsa al fumador a dejar el mal hábito. El software se descarga a la computadora mientras se siguen los pasos que se le indican al usuario. Tiene la ventaja de ser individualizado y directo hasta el lugar de trabajo u hogar.

Otro sistema que se está utilizando es instalar programas en el teléfono celular a través de un sencillo mensaje de SMS el cual es enviado a la empresa que ofrece el servicio.

La idea fue concebida por Miguel Masgrau, autor del libro El placer de dejar de fumar. Cada vez que la persona fume, deberá mandar un mensaje con la palabra “stop”. Como respuesta se recibirá mensajes que le irán preparando al fumador para dejar el cigarro hasta que definitivamente llegue la fecha de renuncia, la cual es decidida por el mismo fumador. La efectividad de la terapia depende de quien la está usando y su capacidad organizativa, y por supuesto, la voluntad.

Mire fijamente el reloj…
La hipnosis es un estado alterado de conciencia donde el inducido puede presentar cambios en su conducta normal. Pese a que esta técnica aún genera controversias entre especialistas, decenas de estudios han demostrado la efectividad de la hipnosis sobre el fumar o la adicción a la comida.

Este tratamiento se aplica mientras el fumador está dormido o en relajación profunda, quien siendo guiado por las órdenes de un psiquiatra o psicólogo, se predispone de manera negativa acerca del mal hábito que desea abandonar.

Los investigadores también indican que el tratamiento no está completo sin las afirmaciones autohipnóticas que deben ser repetidas constatemente.

Acupuntura
La milenaria terapia china es una de las más frecuentadas por quienes desean dejar malos hábitos y necesitan reunir fuerzas para renunciar a estos. Las agujas logran estimular varios puntos nerviosos para que produzcan neurotransmisores que de forma casi instantánea reducen de 80 a 90% la necesidad de nicotina en el cuerpo.

Este tratamiento debe aplicarse en varias sesiones las cuales tiene una duración de 4 a 6 semanas. Si bien este tratamiento puede causar aversión entre las personas que no le agradan las agujas, el dolor es mínimo.

Una mano
Al igual que otros grupos que requieren apoyo para dejar algún vicio, los fumadores también cuentan con la asistencia, tanto online como presencial, de personas que impulsan a aquellos que desean dejar el cigarrillo. A través del refuerzo de la autoestima, el conocimiento de las consecuencias de la nicotina en el cuerpo e historias personales de cada miembro del grupo, el fumador se ve reflejado y toma mayor conciencia de su hábito y cómo puede dejarlo.

¡Ánimo!


Fuente: Revista estampas

**muy buena info ! yo fui adicto al tabaco muchos años me costo trabajo dejarlo de verdad fumaba de manera incontrolable mi apariencia era patetica y como lo dice es voluntad! lo que se nesecita ,y sobre todo cambio de habitos el deporte y la alimentacion han dejado eso ya en el pasado .
slds y en hora buena tu post. **

ufffff que dificil es eso hace falta mucha fuerza de voluntad pero todo se puede hacer si uno quiere :mrgreen: :mrgreen: